martes, 7 de marzo de 2017

Relato: Pelirroja Parte 14

Pelirroja miraba perpleja al mortal. Aparte de que era altísimo, era el mortal más corriente que había visto nunca. Pelo y ojos oscuros, con una barba incipiente y unas gafas enormes de pasta que no dejaba de toquetear, visiblemente nervioso.
- A ver, Gea. Te pedí que encontraras a V, ¡no que te trajeras a Bernard! –Explotó Morfo.- ¡Podría haberle pasado algo!
- No te pongas nervioso. Estaban de camino cuando les he avisado.
- ¿Estaban?
- Sí, Froggy también ha venido.
- Exacto. No le debe quedar mucho para llegar, eran pocos perros –murmuró Bernard.
- Anda, si hablas –dijo Pelirroja.-Dime por qué Gea te ha metido aquí. ¿Te persigue alguien?
- No especialmente. No existo, teóricamente. Pero era bastante incómodo probar los Cubos desde la otra punta del mundo así que…
- Un momento ¿Cómo que no existes? ¿Conoces los Cubos?
- Muy sencillo, si me buscas no encontrarás nada interesante. Y conozco los Cubos porque parte de su “magia” se la doy yo.
- ¿Eres un mortal con poderes? ¿En qué consisten? ¿Desde cuándo los tienes?
- No tengo poderes. Los Cubos no tienen nada de magia. Son aparatos que monta Gea y que yo programo para que hagan cosas más avanzadas. La programación se puede aprender.
Ante la cara de pasmo general, Bernard se planteó explicarles algo, pero lo dejó por imposible.
- Entonces… ¿eres mortal o no? –inquirió Sincara.
- Teóricamente si me pegas un tiro en el corazón no me vuelvo a levantar. Pero para ello tienes que pasar por Froggy y por un pequeño invento mío. Venga, dame un puñetazo.
Sincara se encogió de hombros y lo hizo. Lo siguiente que vio fue cómo había acabado tirado en el suelo, después de atravesar la pared más alejada de Bernard.
- Tío, ¿te encuentras bien? –Gritó Bernard asomando la cabeza por el boquete.- Siento el golpe, pero el campo de fuerza no es fácil de regular y no estoy como para arriesgarme.
- Déjame adivinar –rio Pelirroja.- Llevas una sudadera de Gea.
- Sí, aunque he perfeccionado el sistema de escudo y…
Un zumbido sacudió la muñeca de Bernard, justo donde tenía un brazalete sospechosamente similar a los de Gea y Morfo. Bernard se dio un golpecito en un lateral de las gafas y abrió la puerta. Entró una mujer pequeñita, visiblemente extenuada. Tenía su largo pelo negro totalmente despeinado y se afanaba en  ajustarse unos guantes con un diseño de flechas negras y moradas.
- Carajo, Bernard. La próxima vez te quedas. No me gusta matar animales –farfulló con acento latino.
- La próxima vez se queda V. Es un quejica, todo el trayecto chillando que si estaba loco y que frenara. También dijo una serie de palabras que no entendí. Te las envié al comunicador.
- Las he oído por el camino. Mi ruso está un poco oxidado, pero por lo que he entendido, lo más bonito que te ha dicho implicaba a tu madre.
Morfo tosió, haciendo que Bernard y la mujer repararan en que no estaban solos.
- Ah, hola –se adelantó ella.- Soy Annie, pero todos me llaman Froggy.
- Oh, yo a ti te conozco. Eres esa chavala amiga de Yao que Titiritera me acusó de asesinar a sangre fría –dijo Pelirroja.
- Sí. Cometió el error de pegarme un tiro y luego no quedarse para comprobar si estaba bien muerta. Fue una forma bastante curiosa de descubrir mi inmortalidad, aunque para cuando volví a ver a Yao no me reconoció. Morfo me encontró y aquí estoy, siendo el guardaespaldas de un mortal loco.
- Supongo que ya que estás aquí, querrás ver a Yao, ¿no?
- Sí, a ver si ahora que está atado me hace más caso y entra en razón.
- Vale. ¡Gea! Lleva al nuevo al ala de Clara. Mejor tener a los mortales juntitos. Morfo, ya que te has molestado en salvar al atontado ese dale una tila o algo. Camaleón y Sincara, vosotros venid conmigo. Vamos a acompañar a nuestra aliada, esto no me lo pierdo.

lunes, 6 de febrero de 2017

Relato: Pelirroja Parte 13

No era un cobarde. Por supuesto que no. Vale, había salido corriendo del cuartel de Pelirroja, pero porque la situación era insostenible. Puede que gracias a Gea sus habilidades hubieran mejorado, pero a qué precio. En cuanto se cruzaba con alguno de sus compañeros era como si le dieran con un mazo en la cabeza. Lo peor era cruzarse con M, ella conseguía dejarle muy claro lo mucho que le odiaba y el asco que le daba, hasta el punto que le dejaba temblando como una hoja y tirado en el suelo.
Que les jodieran. No era imbécil, podía sobrevivir sin tener que aguantarles. No era tan difícil esconderse de Titiritera. De momento había encontrado un lugar en el que podía pensar en su próximo paso. Era un parque, lo suficientemente lleno para pasar desapercibido pero con la cantidad perfecta de gente para que pudiera ignorar todas sus mentes.
Un ladrido sonó demasiado cerca. Se lanzó instintivamente a un lado, esquivando por poco a un perro gigantesco. Sin pensarlo dos veces echó  a correr en dirección contraria. Odiaba con toda su alma a los perros, y por los ladridos que sonaban a su espalda, ni ese perro era especialmente amable, ni le importaba invitar a otros a la fiesta.
Corrió durante un buen rato, hasta que los ladridos se extinguieron. Se metió en una callejuela para dispersar su rastro, pero se encontró con la persona que menos le convenía.
- Hola, Luca. Veo que te has recuperado pronto. Esa costumbre de lanzar chuchos pulgosos a otras personas no se te ha quitado –farfulló, mirando por el rabillo del ojo la salida.
- En realidad puedo llamar a cualquier animal, pero sigo recordando los grititos de niña que dabas cuando se te acercaba algún perro –rió Luca.
- ¿A qué te ha mandado Titiritera? Hazlo rápido, así podrás volver a que te dé una galleta mientras mueves la colita.
- Titiritera no es mi ama, ¿está claro? Te quiere bien muerto y yo también, nos beneficia a los dos. Y voy a jugar un ratito contigo antes, tenemos una cuenta pendiente.
- Mira, Luca, ya sé que no tienes por qué creerme, PERO HAZLO. ¡No quería hacerte daño!
- ¿Pretendes que me crea que me bloqueaste casi todos mis recuerdos por accidente? Estaba tan cerca de engañar a la loca de Synnove y tú decidiste ayudarla.
- Te lo repito. Me puse nervioso y… y salió solo, joder. Ni sabía ni sé controlarlo completamente. Y luego Titiritera se puso en plan maníaca. No quiso escucharme y Pelirroja me rescató. Si sigo con esa panda de perdedores es porque al menos me quieren vivo.
- No intentes comerme el coco con tus habilidades mentales. He visto lo que puedes hacer y no puedo arriesgarme a que sigas haciendo de las tuyas.
El perro que le había perseguido antes apareció por la salida libre de la callejuela, gruñendo y enseñando los dientes. V tragó saliva. Puede que hubiera sido mala idea haber salido de su cuarto, pensó antes de ser embestido. Rodaron por el suelo, con V intentando parar las dentelladas con un brazo. Por mucho  que lo intentaba, no llegaba a concentrarse lo suficiente para llegar a la mente del perro. Un crujido desagradable salió de su brazo, seguido de un dolor tan agudo que V gritó.
De repente se escuchó el sonido de un motor, un golpe y un grito. Alguien se acercó corriendo hasta donde se encontraban V y el perro y V pudo ver unas manos pequeñas en su campo de visión que tiraron del perro hasta quitárselo de encima.
V se incorporó. El brazo le dolía horrores, pero parecía seguir bastante entero. El cuerpo inerte de Luca se encontraba a los pies de una motocicleta todavía en marcha, cuyo conductor vestía totalmente de negro. Cerca de ellos una figura más pequeña se afanaba en retirar el cuerpo del perro, ahora inmóvil.
- Venga, sube –dijo el motorista, con la voz ahogada por el casco.- No te preocupes, nos envía Morfo.
- ¿Y cómo sabe Morfo dónde estoy?
- Bueno, Morfo no lo sabe. Por lo que sabemos solo le ha ladrado a Gea “Usa el cacharro que sea, pero encuentra a ese imbécil antes de que le maten”. Te hemos seguido durante un buen rato y te hubiéramos ayudado si no hubieras empezado a correr.
- No me gusta que me persigan perros asesinos, fíjate tú. ¿Qué le ha hecho tu compañero al perro? Porque ocupa el doble.
- Oh, Froggy sabe cómo usar sus manos para librarse de quien sea. Por cierto, no le des la mano, aunque te parezca muy maja. Sería el equivalente a tragarte un kilo de ranas dardo. De ahí el mote.
- Bit, a mí no me importaría quedarme charlando, pero creo que el chaval no está muy muerto, porque vienen más perros –chilló Froggy.
- Te lo dejamos a ti, entonces –coincidió el motorista.
V no se lo pensó dos veces, y se subió en la parte de atrás de la motocicleta, agarrándose al conductor, que arrancó justo a tiempo para huir de una manada de perros furiosos.
…………………………………………………………..
Camaleón se estaba poniendo de los nervios. Volver después de tanto tiempo a ser la guardiana de la puerta no era tan malo, pero tener a Gea a su lado desde hacía una hora era horrible. No parecía dejar de bisbisar un porrón de números en orden descendente. Cuando solo le quedaban unos cuantos números para llegar a cero, Camaleón ya soñaba con estamparle una columna en la cabeza.
- Cero –gritó Gea de repente, lanzándose hacia la puerta  y abriéndola de par en par.
Una motocicleta entró a toda velocidad por la puerta, esquivándolas por poco. Paró a los pocos metros, y un tembloroso V se bajó de ella mascullando algo en ruso. El motorista se quitó el casco y Camaleón supo que algo iba realmente mal.
- Bueno, Gea, voy a buscar a los demás –suspiró derrotada.- A ver cómo le digo a Pelirroja que has vuelto a meter a un mortal en su cuartel.

…………………………………………………………..

sábado, 21 de enero de 2017

Relato: Pelirroja Parte 12

La noche lo cubría todo. Hasta el interior del pequeño zulo situado a pocos kilómetros de Austin  estaba totalmente oscuro… a pesar de que no debía.
- ¡BIIIIIIIT! ¿Por qué diablos no tenemos corriente? Se suponía que debía estar arreglado AYER –chilló una voz femenina con un fuerte acento latino.
- Porque el puñetero Cubo de alimentación que, según tú, “tenía una pequeña fuga” ha explotado. Y sin ello ni piezas de sustitución es bastante complicado –respondió el aludido, levantándose del suelo.
Su interlocutora no se inmutó al verle de pie, mirándola desde sus más de dos metros de estatura. La muy hija de puta no llegaba al metro y medio, pero con un dedo podía envenenar a un toro adulto.
- Por cierto, Froggy, te lo vuelvo a repetir: no me llames Bit, no soy un robot. Tener una prótesis mecánica no me convierte en una máquina.
- Lo eres. Un humano, sea mortal o inmortal, no tiene un corazón de metal. Ellos te convirtieron en uno de nosotros al salvarte la vida, pero te arrancaron el alma.
- ¿Acaso tú tienes alma? Eres inmortal y el alma es un invento de los mortales.
-  Ey, tranquilo. No hace falta que te pongas a la defensiva, “Bernard”. No sé por qué te empeñas en conservar ese nombre tan feo de mortal.
-  Es mi nombre -respondió él encogiéndose de hombros.- me recuerda a mi antigua vida. No todos queremos enterrar nuestro origen.
Froggy gruñó, pero un molesto zumbido procedente de sus pulseras cortó la discusión. Joder, era imposible que se hubieran dado cuenta de que había fallado algo desde la otra punta del mundo. Aunque teniendo en cuenta lo chiflados que estaban todo era posible.
- ¿Froggy? ¿Ber? ¿Estáis en la misma habitación? Hay unas interferencias horrorosas.
- Sí, nos has pillado discutiendo… -contestó Bernard.
- ¿Hay algún momento del día en el que no lo hagáis?
-  … Sobre cómo reparar el Cubo de alimentación que ha explotado.
- ¿Ha explotado? Mierda. Bueno, puede esperar. Os necesito aquí lo antes posible. Las cosas van un pelín más rápido de lo que planeamos.
- De acuerdo. En cuanto salga el sol nos pondremos en marcha.
………………………..
La palabra más adecuada para el dolor de cabeza que tenía era “resaca”. Y sólo si existiera una resaca consistente en siglos de recuerdos desenterrados embotando su cerebro. Gimió y se incorporó en su camastro. Menos mal que le habían rescatado, un día más en esa celda y hubiera perdido la cabeza. Se oyeron unos golpes en la puerta y Titiritera entró.
- Buenos días, Luca. Es un placer tenerte entre nosotros.
- ¿Cuánto tiempo estuve ahí?
- Calculamos que unos cinco años. Han pasado un montón de cosas. Ahora parece que tienen ayuda. Necesito que te recuperes pronto para poder aplastarlos.
- Cuando deje de tener este dolor infernal de cabeza estaré listo.
- ¿Tienes algo pensado?
- Sí, por supuesto. El primero que caerá, cueste lo que cueste, será V. No se irá de rositas después de lo que me hizo.

viernes, 25 de diciembre de 2015

Capítulo XXVI - De relatos

—Entonces...—comenzó Raak, avivando el fuego—, ¿puedo preguntarte algo?
—Ahá—contestó Male distraída.
—¿Qué pasó para que acabaras viviendo en mitad de un bosque junto a un monstruo ancestral que vive en un lago? Quiero decir... A cualquiera que se lo cuentes te va a alzar una ceja por lo menos.
—Bueno... A ver por dónde empiezo, sin liarme mucho. Tú que has trabajado en una biblioteca sabes mejor que nadie que hay tomos que nadie nunca ha llegado a abrir, por el motivo que sea, ¿verdad?
—Claro—soltó el palo en las llamas y se arrebujó en la manta.
—Bueno, pues mi padre trabajaba en una biblioteca, como tú. Pero la de mi padre era normal.
—Ya, ¡eso me lo imagino!
—Bueno—se rió levemente—, el caso es que un día se puso a hacer revisión de los tomos. Cerró la biblioteca durante unos días y se nos llevó a mi hermano y a mí para que le ayudáramos a catalogarlos y ese tipo de cosas. A los dos nos gustaba mucho ir a la biblioteca y leer, pero como lo de catalogar libros era un verdadero bodrio, en un despiste de mi padre nos levantamos corriendo y nos escondimos en uno de los almacenes más recónditos del edificio.
»Recuerdo que la habitación estaba totalmente a oscuras. Olía a polvo y a cerrado. Mi hermano sacó su consola y con el brillo leve del menú principal vimos a nuestra derecha un mueble con linternas. Al iluminar la estancia vimos estanterías y estanterías llenas de libros encuadernados en piel de color oscuro, muchos de ellos estropeados por el tiempo. No parecía que hubiera entrado nadie en esa habitación desde hacía mucho tiempo.
»Mi hermano enseguida corrió a las estanterías para ver lo que había. Yo le seguí con cuidado y advirtiéndole de que no tocara nada, pero él, como siempre, a la suya. Llegado un momento, se paró enfrente de una de las repisas y cogió uno de los pesados volúmenes que descansaban en ella. Lo miró por arriba y por abajo, lo abrió y lo volvió a dejar en el sitio tras encogerse de hombros, diciendo que no entendía ni una sola palabra de lo que estaba escrito. Yo, por curiosidad, también lo cogí y traté de leerlo, y me di cuenta de que yo sí podía. Las letras se movían solas y formaban palabras en un idioma que yo no recordaba haber estudiado nunca, pero que sin saber por qué, conocía, y me contaban los mitos de los monstruos del Espacio Profundo. Me asusté y tiré el libro al suelo justo cuando mi padre entró en la estancia, muy enfadado, y nos sacó de allí a rastras. Después entró él, se quedó mirando el libro que yo había tirado con cara descompuesta y lo volvió a dejar en su sitio, cerrando la puerta con llave al salir.
»A partir de entonces mi mente revolvió una y otra vez la idea de ir a por el libro de nuevo. Sabía que estaba mal, ya que no era mío, me daba miedo y además tenía que robarle a mi padre la llave para pasar a la sala, pero una fuerza irresistible me ponía nerviosa y me llevaba sin querer hasta la puerta cerrada del cuarto oscuro cada vez que iba a la biblioteca. Mi hermano, al que se lo contaba todo, dijo que me estaba preocupando demasiado por algo que no tenía importancia, ya que sólo era un libro más de todos los que había. Intentó convencerme de que lo que yo había visto eran las fotos en las páginas, pero yo sabía que no era así. Por eso, una noche, cansada ya de comerme las uñas de estrés, le robé la llave a mi padre y entré en la habitación oscura cuando a la mañana siguiente fuimos a la biblioteca.

***

—Ali.
—¿Sí, Vittorio?
—¿Por qué nos habéis detenido Galia y tú?
—Ahora en serio...—Ali miró al Jardín de fuera de la Biblioteca y sorbió su té—, ¿crees que iba a dejar que os pegárais en esta situación?
—¿Y Galia?
—A Galia la convencí de ponerse en medio porque estaba borracha del licor de las galletas y le prometí más. Pero seguro que cuando recupere la sobriedad opina igual que yo.
—Bueno.
Vittorio clavó la vista en el techo y no se movió. Suspiró y miró a Ali de nuevo.
—¿Qué tal está Male?
—No lo sé—sorbió con seriedad de la taza y la apuró. Tras dejarla vacía se dirigió a la puerta—. Cuando te veas capaz de andar subes a buscarla y le preguntas.
—Bueno.
De este modo Ali salió de la habitación, tragando saliva como podía. Se dirigió hacia la sala dos y, de allí, salió fuera del edificio y se perdió entre los matorrales.

Un rato más tarde, Vittorio se levantó de la cama, aún un tanto agarrotado. Caminando lentamente, logró llegar hasta el cuarto de Male. Tocó a la puerta, pero sólo oyó un murmullo extraño. Decidió entrar, para encontrarse a una Galia desparramada encima de la mesa comiendo galletitas. Tenía los ojos rojos y las mejillas arreboladas, y la boca llena de migas. Le saludó.
—¡Qué passssha, commmpañerooo!—levantó la mano y la dejó caer enseguida.
—¿Dónde está Male? Me habían dicho que estaba aquí.
—¡Sa pirao! Con el bibliotecario essshe... El del hacha.
—¿¡CÓMO!?—se tuvo que agarrar al marco de la puerta para no caerse.
—Nnnno me gritesh, ¿quiereh? A veh... Yo le di una essshfera de canalisasióng pa que ehtuviera porotegía ssssshiempre. Y el otro tipo parecía fuerte. ¡Jejejejeje!—hipó.
—¿Pero por qué no me lo han dicho?—Vittorio se puso la mano en la frente—. Se supone que yo tengo que saber todo lo que pasa aquí...
—Hablando de trahticosh... Toma—le alargó a Vittorio una pirámide con el mismo diseño que la esfera de Male. Vittorio se acercó agarrándose a las cosas y la cogió.
—¿Qué es esto? ¿Es para mí?
—Nooooup. Eh pa Bocha. Sirve pa lo mihmito que la de Mmmmale. Canalisha energíah. Lo va a neseshitar...
—¿Por qué?
—Yo qué shé tío, yo losh hago pa que tengan mejor control shobre suh podereshhh... En fin, tú she lo dash, que pa mí que me voy a quedar aquí un ratejo...
Cayó dormida y babeando sobre la mesa. Vittorio, pues, se guardó la pirámide en el bolsillo y salió de la habitación en busca de Bocha.

Y, después, de Ali.

***

—Estaba oscuro, como los días anteriores. Sin embargo, yo ya sabía dónde estaba el tomo. Me parecía verlo brillando en la oscuridad—Male se arrebujó en su capa. Raak le acercó más el tronco a la hoguera para que no pasara frío—. Ni siquiera cogí la linterna. Simplemente me acerqué, agarré el libro y me marché, cerrando la puerta con llave. Metí el libro en mi mochila, más tranquila, y me fui donde estaban mi hermano y mi padre.
»Cuando volvimos a casa aquella noche, esperé a que todos se fueran a dormir y me puse a leer el libro bajo la sábana de mi cama, con una lámpara portátil que mi madre compró para las excursiones al campo. Me contaba mitos increíbles sobre animales y seres ultra poderosos, de los cuales no era capaz de concebir ni siquiera la mitad de lo que estaba escrito en el libro que podían hacer. También me decía cómo invocarlos, y hubo uno que me hizo especial gracia, y aprovechando que era pequeño y el libro decía que era inofensivo, lo invoqué... Matando a mi perro en el proceso.
»No sé cómo ocurrió. ¿Quizá fuera una especie de onda expansiva sobrenatural? No lo sé. Fue tan repentino que vomité de la impresión antes que ponerme a llorar... Cosa que hice, y mucho. El caso es que no supe cómo reaccionar, el bicho se volvió a su mundo y yo intenté borrar todo rastro de cualquier invocación. Como no supe qué hacer con el perro, lo saqué a la calle y lo dejé tirado en medio del asfalto para hacer creer a la gente que lo habían atropellado. Jamás me he sentido tan mal en toda mi vida, creo.
»A la mañana siguiente, mi hermano se despertó llorando porque vio al perro muerto por la ventana. Yo lloré también, pero por otros motivos. Incluso creí por unos instantes que todo había sido un sueño. Sin embargo, mi padre se dio cuenta enseguida de lo que había pasado porque no había eliminado todos los restos de sal del patio y se me había olvidado tapar la sangre. Me cogió de la oreja y me obligó a hacer la maleta a la fuerza. También a mi hermano y a mi madre. Nos montó en el coche sin saber ninguno qué se proponía, y una vez se hubo puesto en la carretera, paró en la biblioteca y me sacó a tirones del coche. Yo llevaba el libro, porque sencillamente no podía separarme de él. Mi hermano se dio cuenta, pero no dijo nada hasta después. Mi padre y yo entramos pues dentro de la biblioteca y me llevó al cuarto oscuro. Allí me gritó como nunca me había gritado antes, y me obligó a dejar el libro donde lo había encontrado. Al yo negarme, intentó quitármelo, a lo que yo forcejeé. No consiguió quitármelo pese a lo mucho que tiraba y al final se cansó. Se me llevó de allí a rastras de nuevo, me metió en el coche y reanudamos la marcha.
»Mi hermano entonces me pidió explicaciones por lo que había hecho. Yo le respondí que todo había ocurrido sin yo darme cuenta, como en una especie de ensoñación, pero no me creyó. Había matado a su perro y él lo sabía, por simple deducción. Me dijo que me odiaba. Y eso fue lo último que escuché de él.

***

—¿Bocha?—Vittorio, que ya podía andar mejor, abrió la puerta de la habitación de Bocha, y le encontró dentro haciendo una especie de petate. Sorprendido, Vittorio cerró tras de sí y se internó más en la estancia.
—Ah, hola. ¿Qué pasa?—dijo él, distraído.
—¿Dónde te vas?—Vittorio empezaba a impacientarse. Todo el mundo se marchaba y nadie le pedía permiso.
—A buscar a Male.
—Ah, así que ella se va sin decirme nada, Jack se va sin decirme nada, y menos mal que acabo de entrar a verte ahora, ¡porque si no te vas tú y tampoco me entero! ¿Se puede saber qué tiene de acogedor el bosque?
—Para mí, nada. Por eso quiero traer a Male de vuelta, no quiero que pase mucho tiempo allí. Aunque sea para entrenar—con determinación, cerró el petate y se lo echó al hombro—. ¿Querías algo?
—Galia me ha dado esta cosa para ti. Dice que es un canalizador de energía o no sé qué—sacó la pirámide de metal del bolsillo y se la lanzó. Bocha la cogió con una mano.
—¿Y para qué sirve?—le dio vueltas y la observó. Se la colgó del cinturón con el mosquetón que llevaba incorporado.
—No me ha especificado detalles, no sé si por añadirle misterio o por estar sencillamente borracha. En fin, yo ya me he cansado de tantas tonterías. Voy a buscar a Ali—salió de la habitación—. Y más te vale encontrar a Male pronto y volver deprisa.
Y cerró de un portazo. Bocha se quedó mirando a la puerta unos segundos antes de coger un par de cosas más y salir él también de la habitación. En la puerta se encontró a Tarrkiem, que acababa de llegar corriendo.
—¿Ya te vas?—le preguntó.
—Sí—dijo Bocha, evadiendo su mirada—. ¿Querías algo?
—Sí—Tarrkiem le puso una de sus fornidas manos en el hombro—. ¡Voy contigo!
—¿...Perdón?
—Tú solo no vas a poder con todo lo que se te eche encima, así que he decidido ir contigo. Ranusa y Garret se quedarán aquí para "coordinar"—y en un susurro le dijo—, aunque yo más bien creo que el que va a coordinar es Garret y el otro sólo se rascará las narices, pero por confiar... ¡En fin! ¿Qué te parece la idea?
—Pues en realidad...—Bocha pensó durante un segundo. Tarrkiem era poderoso. Si había alguien que podía ayudarle en su misión, era él. Además, se llevaban bien—. Sí, claro, ¿por qué no? Vente.
Tarrkiem le expresó su alegría y le pidió que le acompañara a recoger un poco de equipaje. Bocha le siguió y miró por las ventanas al Jardín, pensando en su expedición. Iba a ser duro...

***

—No supe qué contestarle a lo que me dijo. Me odiaba. Y yo lo entendía. Miré por la ventana del coche y dejé de escuchar las maldiciones de mi padre y los intentos de mi madre por apaciguarlo. Estábamos en un bosque muy tupido, y muy lúgubre. El bosque del Lago de la Luna, como ponía en un cartel. Mi padre, llegado un momento, me preguntó a gritos si le estaba escuchando, a lo que no pude responder, porque se nos cruzó un animal indeterminado en la carretera y chocamos. Mi padre perdió el control del coche y se estrelló de lado contra un árbol. Él se abrió la cabeza con el volante, mi madre se partió el cuello del impacto y mi hermano fue aplastado por el árbol. Yo me libré milagrosamente, salí del coche y me interné en el bosque, con el libro en mis manos, mi maleta medio rota y la varita de plata de mi hermano. No recuerdo por qué tenía una, pero me la llevé, de recuerdo, supongo. No quería ver aquel estropicio. Habían muerto por mi culpa, y yo lo sabía. Lo sabía todo. Sabía qué me iba a encontrar en ese bosque desde el momento en que cruzamos la primera línea de árboles, así que enseguida me dirigí hacia el sitio correspondiente. Dejé las cosas en la orilla excepto el libro y la varita y me sumergí en el agua con ellos, a fin de ser devorada por el gran monstruo proveniente del Espacio Profundo, el todopoderoso Glob'Blg-Golyblr.

Male dejó de hablar durante un rato. Raak no la forzó a continuar, puesto que sabía lo duro que era contar una experiencia tan traumática. Sin embargo, sí que le preguntó una cosa.
—¿Tu padre iba a lanzarte al monstruo para que te devorara?
—Por supuesto que no. Iba a lanzar el libro para asegurarse de que nadie más pudiera leerlo nunca. Pero se nos llevaba a todos para que fuéramos testigos de ello y pudiéramos asegurarnos con total certeza de que el tomo se deshacía.
—Ah, bueno.
Dejó pasar un rato de enfriamiento. Male levantó la mirada hacia las estrellas que se veían más allá del precipicio y continuó un poco más.
—El monstruo no me devoró. Me rodeó con cuidado con uno de sus tentáculos y me sacó fuera del agua, a a sabiendas de que dentro de poco rato me ahogaría. Cazó peces para mí y me los dejó en la orilla. Yo aprendí a las malas cómo encender un fuego, casi quemando todo el bosque, y cuando descubrí mi poder me aseguré de usarlo para conseguir un hornillo. Salí de las profundidades del bosque y se lo robé a unos campistas que pasaban por allí. A partir de entonces, usé la magia del libro para ocultar el lugar a los ojos de la gente y vivir a salvo. Me hice una cabaña y todo...
—¿Y tu poder? ¿Cómo lo descubriste?
Male guardó silencio durante unos instantes y se levantó del tronco. Sonrió levemente y se metió en la pequeña tienda que iban a compartir para dormir.
—Mañana te lo cuento—dijo en un murmullo.
Y Raak, apagando la fogata con un chasquido de dedos, la acompañó dentro y se durmieron juntos.

***

—Tarrkiem...
—¿Sí?
—Estás seguro de que quieres venir conmigo, ¿no?
—Bueno...—Tarrkiem se ajustó el sombrero—, alguien tendrá que cocinar.
—No me seas así, me las arreglaría y lo sabes.
—Lo dudo seriamente.
Los dos miraron hacia lo profundo del Jardín y, echando mano a sus armas, empezaron a cortar matorrales y a caminar hacia la espesura.
—¿Pero de verdad crees que no aprendería a cocinar?
—Venga ya, si ni siquiera sabes encender fuego. Y usar tu espada para ello no cuenta.
—Eres un rollo de persona.
—¡¡ESPERAD!!
Los dos se giraron ante el grito de Galia. La joven venía tambaleándose, pero estaba sobria. Los dos se sorprendieron, ya que hacía relativamente poco que se había acostado a dormir la mona y parecía muy pronto para que estuviera recuperada del todo. Traía un cubito como la pirámide de Bocha.
—Para Tarrkiem. Me enteré de refilón que se iba con Bocha, así que también le vendrá bien esto.
Se lo dio y Tarrkiem, tras observarlo, se lo colocó en el cinturón.
—Por cierto, Galia, ¿para qué sirve? Male también tiene uno, nos han dicho.—Bocha señaló el suyo.
—Sí, verás, es un dispositivo que permite asumir y almacenar grandes cantidades de energía y transformarlas en la vuestra en poco tiempo. Os va a hacer falta, ya que os vais a enfrentar a muchos peligros ahí fuera y desearéis tener una fuente extra de poder cerca. Recoge magia del aire, por decirlo de modo más espiritual, y os la transmite a vosotros para que la podáis usar de forma cómoda. Supongo que Male sabrá usarla, pero en el caso de que no sepa tampoco me preocupa mucho porque va con Jack y tiene cara de espabilado.
—Muchas gracias—dijeron los dos a la vez.
—De nada. Que tengáis mucha suerte con lo vuestro. Yo me vuelvo a dormir, que me duele la cabeza un montón... Ay...
Galia se fue de nuevo y los dos chicos se internaron en la espesura del Jardín, perdiéndose de vista casi de inmediato, y marcharon sin cesar hasta que cayeron los soles.

jueves, 27 de agosto de 2015

Capítulo XXV - Unos se van, y otros vuelven

—A veces me pregunto, Inna...—comenzó Maigar.
—¿Sí?
—Si hice bien en llevarme a esos tres idiotas de la mansión de Todo—se rascó la cabeza y apoyó la cabeza sobre los brazos, los cuales tenía sobre las rodillas flexionadas.
—¿Qué otra cosa podías hacer? ¿Dejar que murieran, como Joel? Al menos ahora se están entrenando.
—Pero tú misma predijiste lo que sucedería después—continuó él—. ¿De qué sirve que se entrenen si van a morir?
—Muchos morirán en la batalla, Maigar—ella acarició la esfera de su bastón—, pero al final todos cumplirán su papel. Sólo es cuestión de...
—¿Su papel, Inna? ¿¡Cómo puedes ser tan fría!?—Maigar se levantó de un salto y la miró furibundo desde el interior de su capucha—. Cualquiera esperaría escuchar alguna palabra de ánimo de tu boca, teniendo en cuenta además quién eres.
—Quien yo sea, tú seas o sea cualquiera no es relevante en este caso. Todos tenemos un enemigo contra el que luchar, y mucho que ganar si lo derrotamos. Sin embargo, no hay nada que perder ya—se levantó—. Pandora mueve fichas, Vittorio pierde la cabeza y Morfo no ayuda. Male y Jack han escapado, Galia ha creado unos instrumentos bastante peligrosos y ni siquiera soy capaz de adivinar lo que pasará con Ranusa y Tarrkiem...
—¿Y qué pretendes que hagamos? ¿Que nos lancemos hacia la batalla sin pensar? ¿Sin tener siquiera un plan? ¡Y porque es el mismo enemigo! Cualquiera diría que eres la Sabia del Espacio.
—Y cualquiera diría que Vittorio es el Sabio del Tiempo. Como ya te he dicho, nuestros papeles son irrelevantes en esta guerra. Todos somos igual de mortales... Bueno, todos no, pero tú me entiendes.
—Vale, de acuerdo. Todos somos igual de mortales—Maigar comenzó a gesticular con las manos, furibundo—, pero tú misma me dijiste hace ya bastante tiempo que cada pieza de este juego es vital para ganar la batalla. ¡Te contradices!
—Maigar, el curso de los acontecimientos ha cambiado. Yo no conté con la llegada de Morfo—le contestó Inna—, y sabes de sobra que si Morfo no hubiera estado aquí Vittorio no habría perdido la cabeza.
—Inna, esta conversación no tiene sentido. Si Penesan, el Cretino y Thorgio van a morir, ¿qué sentido tiene ponerlos a entrenar? Al principio dices que todas las piezas del juego son vitales. Luego llega Morfo, le trastoca la cabeza a Vittorio y de repente pueden morir todos por una causa común. ¿Me lo quieres explicar? ¿Por qué tienen que recibir entrenamiento estos tres tontos si se van a morir igual? ¿Qué tiene que ver Morfo en todo esto? ¿De dónde sale Morfo?—Maigar ya casi gritaba.
—Relaja el tono. Te lo explicaré una vez hayamos salvado a Bocha.
—¿¡Encima también tenemos que salvar a B-!? Espera, ¿qué has dicho?—el joven miró muy preocupado a su hermana mayor, que lo miraba con gravedad.
—He dicho que hay que salvar a Bocha. Teletranspórtanos al calabozo de la mansión de Todo.
—B-bueno. ¿Pero por qué a este lo salvamos y a Joel no?—dijo él, mientras preparaba el teletransporte.
—Porque sin Bocha no tendremos ni a Jack, ni a Male, ni a Golyb. ¿Recuerdas el rollo de las cronologías condenadas que te explicó Vittorio al principio y que tú decidiste ignorar?
—Sí.
—Pues ahora lo vas a entender. Bocha es un punto clave para el éxito de la cronología. ¿Tienes eso listo ya?—Inna se levantó y alzó el bastón.
—¡Sí!—sonrió Maigar.
—¡Muy bien, pues nos vamos! ¡Khaos Qaysh'pe...!—comenzó a decir ella.
Y desaparecieron con un destello en el aire.


—Vamos, ¡deprisa, no hay tiempo que perder!—gritaba Bocha. Señalaba una de las paredes de la celda, que comunicaba directamente con el exterior—Kay, ¡haz volar eso y sácanos de aquí!
—¡Marchando una explosión con guarnición de cascotes y arena!—Kay se colocó unas gafas protectoras y apretó la pantalla de su PDA en una zona determinada. Los explosivos que había detrás de la pared, colocados allí con anterioridad por él mismo para dar pie a su posible huida, estallaron y destruyeron el muro, quedando una gran boca negra que daba paso a la oscuridad de la noche.
—¡Salid todos!—gritaba el joven espadachín—. Yo os cubro las espaldas.
—Nosotros también somos buenos luchando, ¿eh? Aunque no tengamos poderes—dijo MDM mientras corría hacia fuera.
—¡Déjale hacer lo que quiera, mujer! Total, no es como si tuvieras nada que hacer contra Bego, ¿no es así?—Wïrts, ya fuera, se paró un segundo para reír—. ¡Cuánto tiempo sin oler el aire fresco de la noche!
—¡No te pongas romántico! ¡¡Hay que correr!! ¡¡YUUUHUUU!!—Rafa, el Mensajero Veloz, iba y venía, muy nervioso, por el campo que rodeaba la mansión de Todo. Cogía a algunos de la mano y los adelantaba un trecho, daba vueltas alrededor de otros para animarlos a correr... Todas estas acciones iban acompañadas de una risa histérica.
Bocha los miraba, contento de haber cumplido la primera parte de su misión. Fue a correr hacia fuera, pero una voz lo detuvo.
—¿A dónde crees que vas, listillo?—Bego, apoyada sobre el marco de la puerta de la entrada a los calabozos, lo miraba con los ojos entrecerrados.
—A cualquier sitio que esté más limpio que este—respondió él, poniendo cara de asco.
—¿Te crees muy gracioso?—la expresión de ella era imperturbable.
—No, lo decía en serio. Limpiad esta porquería de sitio, por el bien de la humanidad.
—¿No deberías preocuparte más por el riesgo que entraña tu vida que por el hecho de que este sitio esté sucio?
—No, la verdad es que no.
—Se nota que no me conoces—se relamió, con una sonrisa enferma en los labios.
—Sí, se nota que no te conozco—sonrió con superioridad e invocó una espada adornada con filigranas de todos los colores. Señaló a Bego con ella—, pero no importa, ¡porque pienso acabar contigo!
—¿Tú crees?—dijo ella, mostrando sus guanteletes dorados—. Recuerda quién te entrenó. ¡No vas a poder atacarme sin que yo sepa cómo contrarrestarte!
—¡Demuéstralo!
—¡No tendrás que pedirlo dos veces!
Bego se lanzó al ataque. Inesperadamente, arremetió con una patada hacia la entrepierna de Bocha, quien paró la acometida con el filo plano de la espada.
—¡Eso es un golpe bajo!
—¿Y tú qué? ¿Eres demasiado blando como para cortarme la pierna?
—Digamos que me compadezco de ti—resbaló la espada por el pie de ella, dio una vuelta sobre sí mismo y atacó con el filo en diagonal, rasgando la tela de la capa de Bego—, pero como veo que no lo agradeces voy a dejar de hacerlo, creo.
—¿Crees?—lanzó una nube de vapor a los ojos de su contrincante y desapareció en ella, para golpear por la espalda a Bocha.
—Creía. Ahora ya lo sé—él invocó dos espadas que chocaron de pleno contra la mano de Bego, que se dirigía peligrosamente hacia la nuca del espadachín. Se volvió sobre sí mismo y atacó como antes, dibujando una cruz en la túnica de su ex profesora—. ¿Sabes? Llegué a apreciarte mucho.
—Oooh, ¿te vas a poner sentimental?—se burló ella, retrocediendo a saltos.
—Es por dar conversación.
—¿¡Te aburre mi estilo de pelea!?
—Me falta bostezar.
—¡Cabrón!
Ella se lanzó directamente a por él, pateando y dando puñetazos con gran maestría. Utilizaba sus guanteletes como pequeños cuchillos que Bocha bloqueaba sin gran dificultad, pero al cabo del rato Bego aumentó el ritmo y empezó a hacerle sudar.
—Ahora ya no tienes tantas ganas de hablar, ¿eh?—jadeó ella.
—Tu conversación no es interesante tampoco—respiraba con dificultad.
—¡Eres un maleducado!
—Y tú una tramposa.
Ella se volvió a lanzar, y esta vez activó una especie de extensión de sus guanteletes para crear una espada de filo fino y delgado, casi una ropera. Arremetía con las estocadas de un profesional de la esgrima, y lo único que podía hacer Bocha contra eso era retroceder y esquivar. Hasta que ya no le quedó hueco y notó la pared agobiándole en la espalda.
—Estás, como quien dice, entre la espada y la pared—le dijo Bego, socarrona.
—Eso no es una espada—musitó él.
—Pues funciona tan bien como una. O si no, ¡pregúntale a tu garganta, que está a punto de ser atravesada!
Y entonces Bego se lanzó a por él con una risa triunfal como banda sonora. Sin embargo, lo único que notó en el filo del guantelete fue el chocar de acero contra acero y la dureza de la pared en la punta.

Bocha había invocado una segunda espada, que había utilizado para desviar la de Bego hacia arriba y hacer que se estrellase contra la pared. Acto seguido convirtió la otra en una espada de fuego y atacó directamente al guantelete, fundiéndolo en el acto y haciendo que la larga punta que sobresalía de él cayese y resonase en el suelo de la mazmorra. Y se lanzó con las dos espadas contra Bego, gritando y con los ojos inyectados en sangre.
—¿¡Te has vuelto loco!?—gritaba ella también, presa del pánico, retrocediendo hacia el agujero causado por la bomba.
—¡¡Sólo se me ha agotado la paciencia!! ¿¡Creías que tenías problemas!? ¡¡No he hecho más que empezar!!
Ella se apoyó en un gran cascote y saltó sobre Bocha con agilidad. Él, sin embargo, se giró a tiempo y consiguió rasgarle de nuevo la túnica. Ella volvió a intentar defenderse con el guantelete que le quedaba, pero Bocha volvió a fundirlo con la espada de fuego y el único remedio que le quedó fue saltar hacia atrás.
—¡¡Esto no es lo que te enseñé!! ¡¡Estás ignorando la técnica!!
—¡¡Confié en ti, joder!! ¡¡Pensé que me harías más fuerte, pero sólo me hiciste un inútil!! ¿¡Es así como te dijeron que tenías que enseñarme a pelear!? ¿¡Acaso planeabas traicionarme desde el principio!?—con la voz ya casi ronca, el espadachín atacaba una y otra vez sin dejar ni un solo hueco en su guardia. Como poseído, danzaba con las espadas en las manos, tratando de alcanzar a su ex profesora.
—¿¡Y quién coño te dijo que confiaras en mí!?
—¡¡Tú!! Al... Maldito...—se detuvo un segundo y lanzó la espada de fuego hacia adelante en una estocada a fondo—. ¡¡PRINCIPIO!!
Bego saltó hacia atrás con afán de esquivarlo, pero incluso habiéndolo conseguido notó el acero clavársele en el cuerpo. Bocha había invocado una espada justo detrás de ella.

Bego no se movió. Miró a Bocha con los ojos vidriosos y cargados de furia e impotencia. Trató de decir algo, pero la sangre le llenó la garganta y tosió. Bocha bajó las espadas y miró, lloroso, a su antigua maestra, y cómo se arrodillaba con la espada clavada en la espalda.
—Pareces... Un juguete de cuerda roto—musitó él, casi sin querer.
Ella no dijo nada.
—Confié en ti. Creí que me ayudabas, que te importaba... Al menos lo suficiente como para sonreírme de vez en cuando. Llegaste a gustarme...—tragó saliva—. Llegué a quererte.
—Elegiste...—tosió—, a la persona equivocada...
—Obviamente—a él le temblaron los labios.
—Entonces... Me has ganado... AGHK.
—Sí...
—Bien por ti... AJJJJJ. Pero, gracias a mi maravillosa previsión...—temblando, Bego se sacó un mando a distancia del bolsillo del pantalón y se abrió la túnica, revelando un chaleco recubierto de explosivos—... ¡¡NO VAS A PODER CONTARLO!!
Y entonces apretó el botón. Bocha, inmóvil, contempló cómo el cuerpo de Bego se incendiaba y, después, un gran ruido y un resplandor. Sin embargo, mientras ponía las manos delante de la cara como acto reflejo, y pensó él que último, oyó una voz femenina gritar justo por encima de él...
—¡...aos Qaysh'pety!
Y observó cómo Inna aparecía de la nada junto con Maigar, y creaba un escudo mágico que lo protegía de ser arrastrado por las llamas de la muerte.


—Agh...—se quejó Morfo, arrodillado en el suelo mientras trataba de taparse la hemorragia que surgía de su rodilla izquierda. Miraba a Vittorio desde abajo, desafiante.
—¿Por qué me miras así? ¿Acaso quieres otro tiro?—espetó Vittorio, con los ojos encendidos de rabia.
Morfo se miró la mano llena de sangre y la rodilla. Cerró los ojos y la cicatrizó, usando su poder. Entonces se levantó.
—Sabes que no puedes matarme—dijo, sacando un cigarrillo y metiéndoselo en la boca. Miró de forma irónica a Vittorio y sonrió—. ¿Tienes fuego?
El rubio montó en cólera y disparó unas cuantas veces más, acertando todas. Pero Morfo se recuperaba como si tal cosa. Llegado un momento, Vittorio tiró el arma al suelo, ya inútil, puesto que había vaciado el cargador, y se lanzó con un ardiente puñetazo hacia la cara de un Morfo... Que ya no era Morfo.
—¿¡Pero qu-!?—gritó Vittorio, deteniéndose.
Frente a él tenía a Ali, que, con el cigarrillo de Morfo, lo miraba con ojos llorosos. Acto seguido cambió a Galia, quien los tenía vidriosos cual borracho. Después a Mariam, que los tenía arrancados, y por último a Male, que los tenía blancos e inexpresivos, expeliendo una luz mortecina y hueca...

Vittorio agarró a la copia de Male por el cuello, y esta le siguió mirando. A punto de llorar de pura rabia, la levantó, y ella, sin resistirse, musitó...
—Detente... Hazlo por nosotras...
—¡¡HIJO DE PUTA!!—gritó el rubio, e incendió el cuerpo de la joven.
Tiró el cadáver ardiente de Morfo al suelo. Lanzó varias bolas de fuego más para asegurarse de que quedaba carbonizado por completo y hecho cenizas. Entonces cayó de rodillas al suelo y le gritó.
—¡¡Tú no eres ellas, maldito cabronazo!! Tú no has sufrido lo que ellas. ¡¡Tú no sabes lo que es...!!
—¿Perder a todas las personas a las que has querido alguna vez desde que naciste?—Morfo se agitó entre el fuego y las cenizas de su cuerpo y resurgió como nuevo de ellos—. No te atrevas a continuar lo que sea que fueras a decir, porque te cogeré del cuello y te mataré.
—Tú tampoco puedes matarme a mí...
—No me tientes.
Vittorio se levantó y lo miró de nuevo. Morfo escupió en el suelo. Y ambos se lanzaron, con los puños alzados, a golpear al otro.


Male, sentada en un tronco, observaba el fuego crepitar, evitando a toda costa el contacto visual con Jack. Este la miraba con la esperanza de que dijera algo, pero al cabo del rato se levantó y se fue hacia el borde del acantilado en el que estaban, observando las estrellas. Pensó seriamente en lo que acababa de hacer. ¿Era la opción correcta? Según lo planeado con el resto, era lo más adecuado. Male necesitaba entrenar, ¿y qué mejor lugar que El Jardín?
No, aún así se había saltado muchas reglas. ¿Escapar por la noche? ¿Los dos solos en mitad del bosque? Definitivamente no había sido buena idea, pero después de lo de Vittorio, no podían esperar hasta la mañana siguiente. Además, pensó después, con los poderes de Male, aun en su estado primitivo, y los suyos propios, seguían siendo lo suficientemente fuertes como para poder encarar a cualquier bicho que les asaltara.
Con la sensación de haber actuado conforme a la lógica, tomó aire y volvió hacia el campamento. Male seguía mirando las llamas.
“Vamos”, pensó Jack. “Hazlo por ella.”
—Male. Male—comenzó él—, ¿me escuchas?
—Sí—pero no lo miró. Jack sintió cómo un escalofrío le recorría desde la parte de abajo de la espalda hasta el cráneo, vértebra por vértebra. Al cabo de un rato, ella suspiró—. ¿Y bien?
—Sabes por qué te saqué de ahí, ¿no?
—¿Porque los dos rubitos subnormales se estaban pegando?
—Aparte...—Jack se sentó y se pasó una mano por la cabeza—. Quiero enseñarte a manejar tu poder.
—Ya sé manejar mi poder. Podría pararte el corazón aquí mismo si quisiera—alimentó el fuego con una ramita y se arrebujó en la capa—, pero no voy a hacerlo.
—Un detalle por tu parte, la verdad.
—No me seas gracioso, aún estoy a tiempo.
—Vale, de acuerdo, sabes controlar muy bien los líquidos—admitió Jack—, y todos sus estados, la verdad es que es admirable. Pero aún no sabes controlar el verdadero poder que yace en ti.
—¿Qué verdadero poder ni qué ocho cuartos?—Male ya hablaba incluso con desprecio, añadiéndole su bordeza natural.
—¿Crees que cualquier persona normal y corriente podría hablar con una Deidad Antigua sin caer en la más absoluta de las locuras? Sobre todo si es durante tanto tiempo—Jack rió—. Ya viste a Malan en el lago. Casi le da un ataque cuando se dio cuenta de que no podía controlarte. Y, casualmente...
—...Yo estaba en comunión con Golyb.
—Estabas y estás. Esa unión no se deshará hasta que alguno de los dos muera—la miró seriamente—, con graves consecuencias en ambos casos.
—Sí, eso lo sé, lo pone en mi libro... De forma bastante velada, pero algo he podido sacar—Male sacó las manos de la capa para gesticular—. ¿Pero qué quieres decir con lo de perder la cordura por hablar con Golyb?—se rió amargamente—. ¿Acaso no ves que ya se me ha ido la pinza?
—Eso son efectos secundarios de la unión que tienes con Golyb—Jack meneó la cabeza de lado a lado—. Te hablo de la destrucción completa de tu psique. Esos ataques de ira que te dan cuando alguien toca tu querido lago son normales, es instinto de protección.
—Vale. Me lo puedo llegar a creer. ¿Pero entonces? ¿Qué pasa conmigo?
—Que eres una semi-deidad, Male.


No llegaron a tocarse.
Tanto Vittorio como Morfo cayeron súbitamente de rodillas al notar un chispazo que les recorría todo el cuerpo, de arriba a abajo y de abajo a arriba. Galia se había interpuesto entre ambos con los brazos abiertos y un táser en cada mano, y ninguno de los dos sabía cómo. Cuando cayeron al suelo, convulsionándose, y vieron la sombra de Ali con la mano levantada, brillante y recubierta en humo y una ligera luz rosácea, entendieron cómo había llegado hasta allí. Oyeron a Galia blasfemar y dirigirse de nuevo hacia el interior del edificio, arrastrando los pies y sujetándose la cabeza con una mano. Acto seguido desaparecieron de la tierra del suelo del exterior de nuevo gracias a la intervención de Ali y otro hechizo de teletransportación, y aparecieron cada uno en sus respectivas camas, para gritar, quejarse e insultar a gusto a la puta madre que parió a Galia, a Ali y a las jodidas pistolas de rayos que les habían quemado el pecho.


Bocha abrió la puerta de la salita de estar donde Ranusa y Tarrkiem discutían sobre quién habría ganado a quién, si Vittorio a Morfo o viceversa. Garret trataba de estudiar de unos libros con cara de frustrado, pero al oír la puerta abrirse se dio por vencido. Cerró el libro con un golpetazo, se levantó y se sentó en un sillón que había disponible. Miró a los dos otros dos que debatían con cara de fastidio y de genuina sorpresa y alivio cuando reparó en Bocha, que estaba de pie con la espalda apoyada en la puerta cerrada, la cabeza mirando hacia el suelo y las manos en los bolsillos de la gabardina negra. Garret se levantó de un salto.
—¡¡Bocha!! ¡¡Estás bien!!
El joven estudioso se acercó y abrazó fuertemente a Bocha, que le devolvió el abrazo automáticamente. Tras un par de segundos, el espadachín de gabardina apretó los brazos y contuvo las lágrimas que se le asomaban a los ojos a base de cerrar los ojos con fuerza.
—¿Qué te ha pasado, tío? ¿Por qué lloras?—le preguntó Ranusa que, de cara a ellos en el sofá, había levantado la mano a Tarrkiem para que se callara.
—No lloro—murmuró Bocha, con la voz temblando.
—Una mierda no estás llorando—intervino Tarrkiem—. Anda, siéntate—y le ofreció sitio en su sofá.
Bocha se soltó del abrazo de Garret, sorbió los mocos y se sentó junto al controlador del metal. Apoyó los codos sobre las rodillas y hundió la cabeza entre las manos.
—¿Y bien?—preguntaron todos a la vez.
—¿Y bien, qué?—respondió él.
—Que qué pasó—preguntó Garret, preocupado—. ¿Te hicieron algo?
—No, no, estoy bien...
—A lo mejor físicamente sí—dijo Tarrkiem—, pero mentalmente parece que hayan cogido una bayeta y la hayan estrujado fuerte contra una pared de gotelé gordo.
—¿En serio esa es la mejor comparación que se te ocurre, tío?—le riñó Ranusa.
—¿Prefieres poesía del estilo de Reuben Darey o de Rosely la Castrada? Puedo imitarlos a ambos.
—Sabes que a ninguno de los dos hay por dónde cogerlo—rezongó el velocista.
—Mirad, no estoy de humor para gilipolleces—dijo Garret, haciéndoles callar a los dos con rostro enfadado—, así que dejad que cuente lo que tenga que contar y luego ya vosotros os ponéis a discutir cuál de los dos poetas es más peñazo. Pero ahora no.
—Gracias, Garret. A ver...
Bocha, al borde del llanto, comenzó a relatar lo sucedido. Cuando llegaron al momento de la inmolación, todos gritaron de indignación respecto a Bego y de sorpresa al ver con qué precisión Maigar e Inna habían aparecido en escena para colocar el escudo. Y con qué visión de futuro.
—¡Casi parecen un deus ex-machina!—comentó Tarrkiem, anonadado.
Bocha entonces contó cómo todos habían sido teletransportados a la Biblioteca y dispuestos en sus respectivas habitaciones, y cómo él había salido de la suya pese a las estrictas órdenes de Maigar de no hacerlo.
—Pues como te pille aquí te va a caer un marrón que no lo quiero ni pensar—dijo Ranusa.
—Qué va, probablemente me teletransporte allí y me ate a la cama o algo así. Nada que un estilete no pueda arreglar—y, con rostro aburrido, invocó uno pobremente decorado, con el filo de latón.
—¿Por qué no quieres estar en tu cuarto?—preguntó Garret.
—Porque no quiero pensar más en esto. Prefiero distraerme. ¿Qué pasó con Male? ¿Se recuperó del trauma? Porque me parecería raro que lo hubiera hecho tan rápido.
—A todo el mundo le extrañó, pero de repente se le desató una especie de furia berserker y por poco se carga a Malan. Lucas tuvo que vaporizar su espada de hielo justo antes de que le atravesara con ella—contó Garret, recostándose en el sillón.
—Y luego se piró con Jack, el bibliotecario, a Dios sabe dónde. Vamos, que ya no está por aquí, y dudo mucho que vuelva en un tiempo—remató Ranusa.
—¿¡Que se ha ido!?—Bocha se levantó de un salto y los miró, incrédulo. Los labios le temblaban y había cerrado los puños con fuerza.
—Sí, pero está a salvo—trató de tranquilizarle Tarrkiem, haciendo gestos suaves con las manos—. Por lo que me han dicho, Jack es bastante fuer...
—¿Y dónde se ha ido? ¿Por qué? ¿Cuándo? ¿CÓMO?—Bocha parecía estar a punto de entrar en un ataque de histeria.
—Sir Agh-nabir!—Garret le apuntó con la mano, que relució levemente, e hizo que las pulsaciones de Bocha bajaran a un ritmo normal y respirara hondo—. Tranquilízate. Ali y Lucas probablemente lo saben. Yo sólo sé que ha sido más allá de los muros de la Biblioteca, al Jardín...
—¿P-pero para qué?—tartamudeó Bocha, confuso.
—Para entrenar—le contestó el estudioso—. Se han ido esta noche. Menos mal que Vittorio y Morfo están en cama electrocutados, si se llegan a enterar no creo que fuera a hacerles mucha gracia.
—Pero qué ha pasado aquí...—murmuró Bocha mirando al suelo, derrotado.
—Pues un montón de mierda absurda, en mi opinión—intervino Ranusa—, pero, sinceramente, si Male está mejor ahí fuera yo voto por que no vuelva. Aquí la estaban matando entre unos y otros. Y pensar en este asunto me hace preguntarme...
—¿Por qué te importa tanto que Male se haya marchado?—le cortó Tarrkiem.
—¡Tío, si íbamos a preguntar lo mismo cuál es la puta necesidad que tienes de cortarme!
—Por el bien del drama—contestó Tarrkiem, e hizo una semi-reverencia.
—Drama mis cojones—le contestó el otro.
—A ver, sois conscientes de que eran muy amigos, ¿verdad? Forjaron una amistad muy fuerte en la mansión—contestó Garret.
—Y, además—dijo Bocha—, ¿no la oíste gritar cuando Bego me raptó? Parecía desesperada.
—Lo pasó muy mal—aseguró el estudioso. Se ajustó las gafas.
—Pues eso. Si decís que está bien, bueno... No me lo terminaré de creer hasta que lo vea con mis propios ojos. Pero confiaré en que tenéis razón mientras la busco.
—Eh, eh, eh, eh, eh—Ranusa le cortó e hizo un gesto con las manos para enfatizar la pausa.
—¿Esta no es tu taza de Batman?—ironizó Tarrkiem.
—¡No, joder!—respondió el otro, enfadado—. Lo que quiero decir es que incluso a mí me parece que estás yendo demasiado deprisa. Ni siquiera sabes por dónde empezar a buscar... ¡El sitio ese es muy grande!
—Sólo necesito saber que está más allá de los muros del jardín. La acabaré encontrando. No puede ser TAN grande.
Garret, Tarrkiem y Ranusa se miraron mutuamente. Todos, preocupados, pensaban acerca de una solución para el problema que, de repente, se les había presentado en forma de rubio de gabardina negra. Y, además, con espadas.


—¿Que soy una semi-deidad? Sí, y qué más—rió Male—. Los tíos tenéis unas formas muy raras de ligar.
—Que te lo estoy diciendo en serio, joder—se desesperó Jack—, ¿por qué no me crees?
—Porque, de entre todos, ¿yo? Sí, hombre.
—Y yo—Jack la miró a los ojos, serio como nunca lo había estado—. Y Lucas. Y Vittorio. Y Morfo.
Male permaneció callada durante un rato.
—¿Y eso qué quiere decir?—dijo, finalmente, con un tono de voz apagado.
—Que tengo que entrenarte para liberar tu auténtica fuerza—contestó Jack—, y para eso necesitamos tiempo, concentración y colaboración por tu parte. Así que, si no te importa...
—...
Male se levantó despacio, se cerró bien la capa y se dirigió hacia el barranco. Jack la siguió y vió cómo se sentaba, los pies colgando, y sus ojos azul marino perdidos en el manto de estrellas de igual color arriba, en el cielo. Él se apoyó en un árbol y la vio sacar la ocarina. Vio también cómo soplaba con delicadeza aquel instrumento suave y transparente que sonaba como la más dulce de las flautas, y se sentó a su lado. Tras unas cuantas notas, Male dejó de soplar y le miró.
—¿Va a ser muy difícil?—sus ojos estaban vacíos de expresión, pero Jack pudo observar un leve destello al fondo... O quizá era tan solo el brillo de las estrellas.
—Sí—admitió él—. Mucho.
Ella apoyó la cabeza en el hombro de él y cerró los ojos. Jack, confuso, optó por no moverse.
—Jack—susurró ella.
—¿Sí?—susurró él, casi sin voz.
—¿Por casualidad sabes qué estrella es aquella?—señaló en el cielo.
—No—sonrió él.
—Confiaba en que sí—murmuró ella, y se acurrucó.
—Pues no—admitió él—. Estas estrellas no son las que yo conozco. Pero, en mi cronología, me las sé todas.
—¿Me contarás cosas sobre ellas?
—Claro que sí...
—Vale.
Volvieron a callar. Fue entonces Jack el que habló.
—¿Male?
—¿Hm?
—Ya no hace falta que me llames Jack—dijo él, mirando una constelación.
Ella levantó la cabeza y lo miró, confusa.
—¿Y entonces cómo te llamo?
—Raak.


lunes, 8 de junio de 2015

Capítulo XXIV - Huidas

Un chorro de agua a presión desarmó a Malan y lanzó el cuchillo a varios metros de distancia. Maite salió corriendo y abrazó a Reïk, quien la llevó aparte, y acto seguido observaron cómo una Male furiosa se abalanzaba sobre Malan, placándole y derribándole.
—¡¡Maldito niño-patada!!—gritó ella, fuera de sí.
—¡¡Suéltame, zorra!!—respondió él.
A base de retorcerse, Malan consiguió zafarse y escabullirse entre los árboles. Male, en el suelo, se incorporó jadeando. Con un movimiento de muñeca, sacó el agua de un matorral, dejándolo aplastado y reseco. Formó una espada de agua deforme y la congeló, creando una preciosa y cristalina lámina letal. Se crujió el cuello.
—Nadie me llama zorra en mi casa y se va como si nada.
—Detenla—ordenó Morfo a Lucas.
Lucas se lanzó sobre la joven, pero esta ya había saltado a la velocidad del rayo de la raíz que sobresalía del suelo en la que se encontraba y se movía cual sombra veloz sobre los troncos y ramas de los árboles.
—Hay que seguirla y pararle los pies—volvió a ordenar Morfo.


—¿Dónde estará Malan, matarile, rile, rile?—cantaba Male conforme recorría el bosque—. Vamos, ratita, no puedes haber ido muy lejos.
Entonces escuchó gritos de terror, provenientes del lago. Cerró los ojos y vio con claridad a través de los de Golyb: sus tentáculos sobresaliendo del agua y amenazando al niño, que se veía como un manchurrón de colores desde el fondo acuático. Agitaba los brazos y daba alaridos, sumido en el pánico.
—Bingo—salió dando saltos hacia el centro del bosque.


—¿Oís eso?—Maite se detuvo y miró en una dirección concreta—. Son gritos.
—Es Malan—sentenció Reïk.
—Maite, guíanos—ordenó Morfo.
Maite se transformó en lobo blanco y dejó montar a Reïk. Los cuatro se dirigieron al centro del bosque: el lago.


—¡Apártate de mí, bicho!—Malan retrocedía agitando los brazos—. ¡No sabes con quién te estás metiendo! ¡Obedece, y convenceré a Pandora de que...!
—¿De qué, enano?—Male surgió de la nada y se colocó entre Golyb y su lago y Malan. Apuntaba al niño con la espada.
—Lárgate, monstruo, esto no va contigo—escupió Malan.
—¿Perdona? ¡¡Esta es mi casa!!
Male pateó el suelo, el cual tembló por el terrible grito de furia que profirió Golyb. Malan cayó sobre su trasero.
—¡Agh!—se quejó.
—Dímelo, criajo. Si de todos modos tienes todas las de perder.
—¡Baja la espada! ¡Te lo ordeno!—Malan, preso del terror, intentó manipular la mente de Male, mirándola directamente a los ojos. Sin embargo, su cerebro chasqueó como un látigo y eso le provocó un terrible dolor de cabeza—. ¡Aghh!
—¿Qué pasa, niño? Hay algo que no funciona en tu cabecita, ¿verdad?—Male rió.
—¿¡Por qué no puedo controlarte la mente!?
Male levantó la espada, dispuesta a golpear de lleno a Malan en la cabeza con ella.
—No puedes controlar una tormenta—susurró, con los ojos encendidos de ira.
—¡Payun!
Un rayo surgió desde los árboles y vaporizó la espada de Male. Ella giró la cabeza en esa dirección, y vio cómo Morfo corría hacia ella con los brazos abiertos.
—¿¡Qu...!?—Male quiso esquivarlo, pero apenas un segundo más tarde ya estaba tirada boca arriba en el suelo, con las muñecas sujetas por las fuertes pero suaves manos de Morfo.
—¡¡Suéltame, capullo!! ¡¡Tengo que matar a ese crío!!
—¡Ni pensarlo! ¡Lucas, atrapa al niño!
—Negativo, tío. Ha desaparecido—se ajustó las gafas de sol.
—Mierda—Morfo escupió en el suelo y miró a Male a los ojos—. Oye, entiendo que estés furiosa. Es tu casa. Pero tienes que calmarte.
—¡¡Por supuesto que estoy furiosa, tú lo has dicho: esta es mi casa, y Maite es mi amiga, además!! ¡¡Si no matarle, darle una paliza al menos!!
—¡Sí, hombre, y que “se te vaya la mano”! ¡Ni hablar!
—¡Pero y qué más da, déjame en paz! ¡Tú no entiendes nada!
—¡Pues explícamelo, quiero saberlo!
—¡Y una mierda, vete a tocarle tu música y a decirle cosas bonitas a otra tonta! ¡¡Tú y Vittorio sois iguales!!
—¿¡Cómo te atreves!? ¡¡Sólo me preocupo por tu bien!! ¡¡Eres tú la que no entiende nada!!
—¡¡Mentira, sólo te preocupas por ti, como Vittorio!! ¡¡Si yo te preocupara me dirías lo que pasa para que tuviera cuidado y no me hiciera daño, pero hasta ahora NADIE me ha explicado NADA!! ¿¡Qué es tan peligroso como para que yo no pueda saber de su existencia!? ¡¡Vamos!! Quiero saberlo—bajó el volumen de golpe—. Si me lo dices, me dejaré ganar y me llevaréis a la Biblioteca. Quiero ayudar tanto como el que más, ¡pero no me dejáis! ¿¡Por qué yo no puedo!?
Morfo la miró sin saber lo que decir y la soltó. Se incorporó, jugueteó un poco con su colgante y musitó:
—Buen disparo, Lucas. Has volatilizado la espada al instante.
—Donde pongo el ojo, pongo mi láser, si entiendes lo que quiero decir...—Lucas señaló a Morfo con los dedos de la mano derecha puestos en forma de pistola y dibujó una sonrisa torcida en su propio rostro.
Morfo miró entonces a Male durante un momento. Ella le devolvió la mirada mientras se levantaba.
—Te lo explicaré—le dijo él.
—Ya veremos si lo haces o no—respondió ella de forma cortante—, porque hasta ahora no has hecho más que evadir el asunto.
—Ya, ya lo sé.
Él le dio un golpecito a la piedra del colgante y se teletransportó. Male hizo lo que él. Reïk y Maite se miraron mutuamente, sin saber lo que hacer.
—Chavales, ya podéis volver. Lo habéis hecho bien—felicitó Lucas, levantando el dedo pulgar.
—Gracias—respondieron casi simultáneamente. Acto seguido le dieron un toquecito a sus colgantes y se marcharon de vuelta a la Biblioteca.

Lucas miró al lago, sin decir nada. Se quitó las gafas de sol.
—Nos estás causando muchos problemas, tú...
Un gruñido largo agitó los árboles y el suelo. Lucas sonrió.
—Tranquilo, me caes bien. Soy de los buenos.
Otro gruñido.
—Sí, está con nosotros. Intentamos cuidarla lo mejor que podemos, pero entonces pasan cosas como esta. Sinceramente, no creo que ninguno de estos idiotas sepa cómo cuidarla, pero en fin. Yo sólo sigo órdenes.
Golyb volvió a responder con un largo gemido. Lucas jugueteaba con las patillas de las gafas.
—Sí. En realidad, ella tiene razón. La estamos manteniendo ajena a todo y no deberíamos. Sobre todo porque no es culpa de ella. Ni siquiera tuya. Pero ya sabes... Poco puedo hacer yo.
El monstruo del lago gimió de nuevo, esta vez más suave. Lucas sonrió de nuevo.
—Lo intentaré. Seguro que mi superior se alegra de saber eso. Y no me estoy refiriendo al que hace fuego... Sino al otro.
El silencio reinó en el lago, y Lucas lo tomó como una respuesta satisfecha del colosal ser que vivía bajo las aguas. Volvió a ponerse las gafas, tocó su colgante y volvió a la Biblioteca.


—¡¡Malditas sean todas las horas que he pasado contigo, Pandora!!—Malan golpeó la mesa del salón del televisor con los puños, enfurecido.
—¿Cuál es el problema, Malancito? A veces en las misiones de reconocimiento te pillan. Y, si eres lo bastante listo, te escabulles con quizá un par de rasguños—hizo una pausa para señalarlo y reírse—, ¡pero ya veo que a ti te han dado una auténtica paliza!
—¡No le veo la gracia!
—¡Pues yo sí!
Malan se levantó y se fue a su cuarto, dejando a Pandora y a su ataque de risa en el salón.


—Jack, tengo que hablar contigo—dijo Lucas, tocando a la puerta de su despacho.
—Pasa, pasa. Dime—cerró un libro que tenía sobre la mesa y le ofreció asiento. Se había quitado el gorro.
—Bonito pelo. Creo que nunca te había visto sin el gorro.
—Ni yo a ti sin gafas de sol, y todavía lo tengo pendiente. En fin, dime lo que pasa—sonrió.
Lucas se dejó caer sobre el asiento.
—¿Te ha contado Morfo lo que ocurrió en el lago?
—Al detalle.
—¿Discusión incluida?—recostó la cabeza sobre el respaldo y marcó un ritmo inexistente con el pie.
—¿Discusión?—Jack se ajustó las gafas y cogió una estilográfica—. Explícate.
—Ya veo que no—se estiró y se colocó bien la gabardina—. Cuando Morfo placó a Male tras yo haberle destrozado la espada...
—Campero—sonrió Jack.
—Sin interrupciones, está hablando tu dios—gesticuló un poco con las manos y siguió hablando—; bueno, pues que cuando Morfo la placó, ella trató de librarse de él, y le gritó que si reaccionaba de esa manera era por culpa del propio Morfo y Vittorio por no contarle lo que pasa con ella. Y la verdad es que razón no le falta.
—Bueno...—suspiró—, está claro que ninguno de los dos ha pensado siquiera en cómo lidiar con el problema...
—El ego no les deja. ¿Debo suponer que tú sí lo has hecho?
—Supondrías bien si lo hicieras—le dio vueltas a la estilográfica entre los dedos—, y tengo un plan. Pero dudo mucho que les vaya a gustar.
—¿Se lo vas a contar?
—No.
—Entonces seguro que no les gusta. Pero, ¿qué vas a hacer?—se sentó correctamente y le miró tras las gafas de sol.
—Lo que está claro es que más que ayudar a Male la están perjudicando. Por su culpa Male se está volviendo desconfiada y agresiva hacia el mundo que le rodea, y eso no puede ser. Es demasiado poderosa como para que su estado mental se corresponda con el de una adolescente con problemas de control de la ira. Además, estar encerrada la mata, y necesita sentirse libre y entrenar para no anquilosarse.
—A ver, entrenada está. No hubo manera de pillarla hasta que no bajó la guardia para cargarse al puto crío—se volvió a recostar sobre el respaldo.
—Pues no podemos dejar que eso se pierda. De todos modos, por lo que me ha contado Morfo, ataca de forma demasiado impulsiva y violenta, y eso tampoco puede ser—Jack cruzó los brazos sobre la mesa y miró las tapas del libro.
—¿Piensas entrenarla tú?—Lucas le miró, en apariencia incrédulo.
—Sí, eso pensaba. En mi caso sí que estoy anquilosado, y ayudarla a entrenar me hará ponerme en forma a mí también. No tengo ganas de que me peguen una paliza si tengo que luchar. Tengo demasiado que proteger—se quitó las gafas y se frotó los ojos.
—Entiendo—se levantó de la silla y se apoyó en la mesa, mirando hacia la puerta—. ¿Entonces cuándo pretendes empezar?
—La semana que viene. Ya he empezado los preparativos, así que en ese plazo ya debería tener los programas de entrenamiento preparados para...
Un disparo en la parte exterior de la Biblioteca le interrumpió. Tanto Jack como Lucas se abalanzaron sobre la ventana, y a través de ella vieron cómo Vittorio amenazaba a un arrodillado Morfo con disparar de nuevo el revólver sobre su cuerpo.
—Sabía que no era para practicar tiro. Cabrón...


—¿Entonces qué vas a hacer?—Lucas seguía a Jack, quien, frenético, iba recogiendo cosas en su habitación y preparaba un macuto.
—Me la llevo.
—¿A dónde?
—A cualquier sitio lejos de aquí. Ve y dile que se vaya preparando.
—¿Pero estás loco? ¡Te van a pillar!
—Mira—se detuvo un momento y miró directamente a Lucas a los ojos. Jack llevaba ahora una cinta naranja alrededor de la cabeza en lugar de su tradicional gorro, y un hacha enorme colgaba de su espalda en una funda de cuero—, sé de sobra los riesgos que corro. Si Vittorio me pilla huyendo con Male a cuestas, intentará hacer cualquier cosa para retenerla, incluyendo la posibilidad de neutralizarme a través de la violencia. Morfo probablemente también lo haría, aunque después de el incidente de ahora probablemente se la llevaría él a cualquier otro sitio. La cuestión es que no puede quedarse aquí más tiempo, y hay que entrenarla y pulirla. Hay que hacer que, siendo peligrosa, lo sea para el bando contrario, no para el nuestro. Y para ello hay que contárselo todo.
—Definitivamente, estás como una regadera rusa.
—Mi plan va a funcionar. Confía en mí—volvió a meter cosas dentro del macuto.
—¡Pero es totalmente descabellado! Llevarte a Male dentro del bosque. ¡Tienen a Ali! ¡Os van a encontrar!
—No, porque Ali ya está al corriente de mi plan. Es una de mis infiltradas, aparte de ti.
—Estás de coña.
—No.
—Jodeeeeeer...—Lucas se llevó las manos a la cabeza y se despeinó el cabello. Volvió a mirar a Jack—. Se te va la olla.
—Funcionará...—Jack ya empezaba a hablar con tono de fastidio.
—¿Por qué estás tan seguro?
—Porque me he dicho a mi mismo: “no hay cojones”. Ahora, si no te importa, vete a distraer al resto del mundo mientras saco a Madalane por la ventana y me la llevo lejos de aquí para salvaros el puto cuello a todos.
—Tampoco te pongas borde.
—Disculpe, su majestad. Venga, mueve el culo. Y detiene a esos dos gilipollas, que de verdad que esto parece un maldito jardín de infancia de gente letal.
Jack salió por la puerta de su habitación, pero Lucas lo detuvo antes de que pudiera correr hacia el ala donde se encontraba el cuarto de Male.
—Jack, espera. Se me ha pasado decirte una cosa.
—¿El qué?—dijo después de suspirar—. Te recuerdo que tengo mucha prisa...
—Que sí, joder...
Lucas volvió a meter a Jack dentro de la habitación y le contó lo que le había dicho Golyb. Jack abrió mucho los ojos, y una amplia sonrisa inundó su cara antes de que Lucas pudiera haber terminado.
—Pero eso... ¡¡Eso es maravilloso, Lucas!! ¡¡Ahora sí que estoy seguro de que vamos a ganar!!
Con el espíritu aliviado y animado, Jack salió corriendo, sigilosamente, hacia el cuarto de Male.


—Entonces, ¿qué se supone que tengo que hacer?
Bocha miraba desconcertado a las dos leyendas del diario del padre de Garret: Nüne Wírts y el Mensajero Veloz. Wïrts le observaba de hito en hito, murmurando cosas ininteligibles y asintiendo con la cabeza a reflexiones internas. El Mensajero, sin embargo, daba saltitos en el sitio, completamente nervioso y feliz.
—¡Pues sacarnos de aquí!—dijo el hiperactivo—. MDM podría haberlo hecho, pero al parecer está cabreada y no quiere.
—¡Cierra el pico, hámster gigante! Tengo tantas ganas de salir de aquí como tú. Pero si lo intento me revientan—se oyó a la muchacha protestar al otro lado del pasillo.
—Es una cascarrabias—susurró él—, pero no se lo tengas en cuenta.
—...Ya—Bocha sonreía ante el comportamiento nervioso del Mensajero, aunque en el fondo lo estresaba. Miró a Wïrts—. ¿Entonces qué tengo que hacer?
—Ya te lo ha dicho Rafa. Sacarnos de aquí.
—Sí, ya, ¿pero cómo?—fastidiado, inclinó la espalda hacia atrás y apoyó el peso de su torso en los brazos.
—Supongo que puedes invocar espadas de todos los tamaños, ¿no es así?—Wïrts no varió en ningún momento su postura. Su mirada imperturbable seguía atravesando a Bocha como si se tratara de una lanza invisible—. O al menos eso me han dicho.
—En teoría sí. Lo he practicado poco, nunca me ha hecho mucha falta. ¿Por qué?
—Te explico. Si pudieras invocar una pequeña espada que pudiera servir como ganzúa, MDM podría sacarnos a todos de aquí haciendo uso de sus maravillosas habilidades con los objetos punzantes y pequeños. La cosa es que la tal Bego es demasiado poderosa para nosotros, pero tú puedes enfrentarte a ella—el maestro del ajedrez se ajustó las gafas—. ¿Entiendes a dónde quiero llegar?
—¿Quieres decir que nadie de los aquí presentes puede derrotar a Bego excepto yo?—incrédulo, trató de asomar la cabeza un poco por los barrotes para investigar quién había en las otras celdas, pero no vio nada.
—Correcto.
—¡Pero si son todo profesores, en teoría saben más que nosotros!
—A nivel teórico—respondió una voz por el fondo de las celdas—. A nivel práctico vosotros sois la gente tocha.
—¿Y aquel quién es?
—Varo, el profesor de Madalane.
—¡Encantado!—gritó Bocha.
—¡Igualmente!—contestó Varo.
—¿Y tiene que ser ahora?—Bocha volvió al tema.
—Ahora, o luego. Pero cuanto antes mejor.
—¿No... tenéis un plan para huir?
—Voy a reventar la puta pared con una bomba, chaval, haz el favor de dejar de decir gilipolleces e ir a enfrentarte con la tipa aquella de los guantes—exclamó Kay.
—¿No ibas a apalizarla con una pala?—preguntó con sorna Wïrts.
—¿Ves palas por aquí?—le contestó el otro.
—No.
—Pues ya está.
Wïrts sonrió y miró desafiante a Bocha.
—¿Entonces, joven?—le tendió la mano.
—Qué remedio, ¿no?—se levantó pesadamente y le dio la mano al maestro del ajedrez. Ambos sonrieron, y Bocha comenzó a concentrarse.


Alguien llamó a la puerta. Male, sentada a la mesa y hablando con Galia, se detuvo y miró hacia la entrada.
—Un segundo—se disculpó.
—Sin problema—Galia, repantigada en el sofá, comía galletitas de chocolate como si se tratara de pipas. Jugueteaba además con varios aparatitos de diferentes formas, entre ellos una pirámide y una esfera.
Male, mientras tanto, abría la puerta. No tuvo tiempo de reaccionar ni de invitar a pasar a la persona que se encontraba fuera, puesto que entró directamente y sin preguntar.
—Prepara tus cosas, Male. Nos largamos—ordenó Jack.
—Eh, eh, eh, relájate—interrumpió Galia—, ¿qué pasa contigo? ¿A dónde os vais? ¿Por qué no puedo ir yo?
—¿No se supone que tú eres la callada? A todo esto, ¿qué haces aquí?—Jack, con cara de genuina sorpresa, dejó sus cosas en el suelo para ayudar a Male con las suyas.
—La respuesta a la primera pregunta es que sí, pero las galletitas estas llevaban licor—hipó—. La respuesta a la segunda pregunta es que estaba hablando con mi amiga. Pero yo pregunté primero. Contéstame.
—Conmigo no pasa absolutamente nada—suspiró—, y sencillamente nos vamos. No puedes ir tú porque es peligroso.
—Bueno, ¿es que nadie va a preguntar mi opinión? Volvemos a lo mismo. Fíjate qué extraño—Male, cortante, cruzó los brazos y puso cara de indignación. Jack, sencillamente, se le acercó a dos centímetros de la cara y le susurró:
—¿Quieres que dejen de tratarte como una niña? ¿Que dejen de controlarte y que por fin te permitan tomar tus propias decisiones? ¿Quieres que la gente confíe en ti, Madalane?—su mirada severa estaba clavada directamente en los ojos plateados de ella.
—Sí—respondió Male con un hilo de voz.
—Entonces ven conmigo—susurró él.
—...
—Tía, lárgate. Aquí te tratan como basura, no te merece la pena quedarte—Galia interrumpió la comilona durante un segundo y acto seguido continuó con su actividad. Se reía sola.
Jack no se movió ni un ápice de donde estaba. Male, finalmente, desvió la mirada hacia abajo y musitó:
—Vale.
El bibliotecario sonrió.
—Genial. ¿Te ayudo con las bolsas?
—De aquí sólo voy a llevarme la capa, el libro, la ocarina y la varita. No necesito más.
—Perfecto, cuanto menos peso mejor.
Ambos cogieron sus cosas. Male se echó la capa por encima, se guardó la cajita con la ocarina en uno de los múltiples bolsillitos de esta junto con el libro y se enganchó la varita en el cinturón. Jack se echó el macuto al hombro y se encajó el cinturón de la funda del hacha al torso. Cuando ya estaban a punto de salir por la ventana, Galia los detuvo.
—Esssshpera, Maleh...
Tambaleándose un poco, le acercó la pequeña esfera compuesta a piezas. Tenía un enganche para colocarla en el cinturón, así que Male, tras observarla un poco, le dio un uso al enganche y la guardó.
—Essshtá diseñada y conshtruída espezhíficamente para que la usheh tú.
—¿Cuánto licor llevaban esas galletas...?—se preguntó Jack entre dientes.
—¿Para qué sirve?—preguntó intrigada Male.
—Canalizha energía. Para alguien con poderesh como tú esh... útil, digamosh—dio un traspié y Male tuvo que sujetarla.
—¿Quieres echarte una siesta en mi cama?—preguntó la joven, tratando de ayudar a su amiga.
—Aunque no me hubierash dado permisssoh lo habría hechio. Total no ibash a ehhtar aquí para reñññirme, ¿no?
—Bien pensado.
Galia se fue dando tumbos hasta la cama y se cayó de cara sobre el colchón. Male miró entonces a Jack y él le ofreció la mano.
—Las damas primero.
—Yo no soy una dama—se quejó ella.
—Más dama que yo sí eres—sonrió él.
—En eso sí que tienes razón.
Entonces, Male se subió al alféizar y miró abajo. Desde el segundo piso y en la oscuridad la altura le pareció insalvable y le entró miedo.
—Vamos, Male—animó Jack desde atrás—. ¿Vives durante toda tu adolescencia con un monstruo capaz de provocar el fin del mundo y ahora te dan miedo las alturas?
—No te rías de mí.
—¡Ja, ja! No, tranquila, no me río de ti. Pero salta.

Ella tragó saliva y cogió impulso. Saltó al árbol que había justo enfrente y se quedó de pie en una de las ramas. Cuando Jack saltó tras ella, Galia apagó la luz de la habitación con su cubo y los dos fugitivos se perdieron entre la espesura y la noche.

sábado, 2 de mayo de 2015

Capítulo XXIII - Dos jaques

Bocha despertó tumbado de lado en un suelo de cemento, frío y húmedo, con olor a tierra mojada y un color pardo indescifrable en la semioscuridad que cubría la pequeña habitación. Se incorporó y se apoyó, sentado, en la pared que tenía justo al lado, sujetándose la cabeza entre las manos. Le daba pinchazos.
—¡Eh, el chaval se ha despertado!—gritó una voz.
Ese grito resonó en su cabeza como si diez mil agujas se clavaran en su mente. Aturdido, miró alrededor suyo, pero sólo fue capaz de distinguir sombras difusas que se movían dando vueltas ante sus ojos.
—No grites, ¿quieres? Por el golpe que se dio en la cabeza, yo diría que ahora debe de tener una migraña y unos mareos como mínimo interesantes.
—¡Pero estoy emocionado!
—A nadie le importa—espetó una tercera voz—. Dios, ojalá tuviese acceso a una cámara de gas.
—Ese es principalmente uno de los motivos por los cuales te han encerrado aquí—dijo la segunda voz. Sonaba tranquila y grave. Era como una suave manta que relajaba los sentidos del aturdido joven y los cubría de seguridad y calidez—. Así que a callar.
—¡Y una puta mierda! Me encerraron aquí por “precaución”. Ojalá tuviera a mano una cámara de gas Y un ordenador. Os iba a meter tal palo por el culo a cada uno de vosotros que hasta mi alumno se habría sorprendido—hubo una pausa—. La verdad es que ahora empiezo a verle el sentido a que me encerraran.
Bocha, entre delirios y dolores, comprendió que la voz que se quejaba y soltaba alaridos amenazando a los presentes con gasearlos no era otra que la de Kay, el maestro de Garret. Lo habían encerrado con los maestros, y obviamente su indignación era digna de mención.
—Cierra la boca ya, maldita sea—gruñó una voz femenina y cascada—, algunos intentamos dormir.
Y todo el mundo guardó silencio. Eso le dio a Bocha la oportunidad de serenarse y conseguir que su mareo cediera un poco, dándole la estabilidad necesaria para no caer redondo al suelo si se levantaba con la suficiente precaución. Al fin, sus ojos se acostumbraron a la oscuridad y vio una celda lóbrega y medianamente limpia, aunque no lo suficiente como para no dejar manchas de mugre en los pantalones de quien se sentaba en el suelo. En una de las camas había sentado un hombre que respiraba deprisa y que le recordaba a Ranusa. No parecía capaz de estarse quieto. En un escritorio al otro lado de la diminuta celda había un hombre vestido ricamente, pero desaliñado y con las ropas ajadas y destrozadas. Miraba fijamente a un tablero de ajedrez y jugueteaba con algo en la mano derecha, fuera del alcance de visión de Bocha.
—¿Dónde estoy?—consiguió articular, finalmente.
—En los calabozos de Todo—dijo el hombre sentado al escritorio—. ¿Crees que podrás acercarte?
—No lo sé.
—Inténtalo—espetó Kay desde la celda de enfrente—. Total, como mucho podrías perder el equilibrio...
—Y los sesos si se da en la sien. ¡Heh!—rió el que estaba sentado en el camastro. Se levantó de un salto y le tendió la mano a Bocha mientras a este le daba un escalofrío—. Anda, yo te ayudo.
—G-gracias.
—A la mierda, aquí es imposible dormir—volvió a quejarse la mujer—. ¿Quién es el chaval?
—El alumno de Bego—Kay escupió en el suelo.
—Eso me da una confianza en él brutal—ironizó ella—. Seguro que lo han manipulado como manipularon a Nerea. Tsk.
—Eh. Estaré mareado, pero no soy sordo ni gilipollas—gruñó Bocha en un susurro, apoyándose en el hiperactivo—. Si me hubieran manipulado me habrían tratado mejor, o al menos lo suficientemente bien como para no dejarme atontado y poder cortaros la cabeza a todos y cada uno de vosotros nada más llegara aquí.
—Además—el tipo del ajedrez hizo un ademán con la mano izquierda—, algunos de nosotros estamos aquí por propia voluntad. ¿Verdad, MDM?
—Cierra el pico, Nüne—espetó la voz ronca—, ellos lo saben.
—Y nosotros sabemos que lo saben, querida. Rafa, acércame al chaval.
El hombre hiperactivo acompañó a Bocha hasta la mesa de Nüne. El muchacho se sujetó al borde cuando llegó allí.
—Así que tú eres el famoso Nüne Wïrts—dijo, no sin cierta dificultad—. Tu hijo cree que estás muerto.
—Ya, ya lo sé.—no levantó la vista del tablero que estaba mirando, con las piezas repartidas en una especie de pantano de fichas en el que apenas se podía jugar.
—¿No te gustaría darle la alegría de saber que estás vivo?
—Sí.
—Y, si puedes salir de aquí tan fácilmente como dices, ¿por qué no lo haces?
—Nunca dije que yo pudiera hacerlo—le destellearon los ojos—, pero es una interesante deducción. De cualquier modo, te estaba esperando a ti, al igual que Rafa.
—También me conocen como el Mensajero Veloz—el hombre hiperactivo le dio una palmada en la espalda, desequilibrándolo levemente—. ¡Mucho gusto!
Bocha miró a sus dos interlocutores y luego al tablero de ajedrez. Se tomó la libertad de mover una de las fichas a uno de los espacios posibles que había.

Jaque mate al rey blanco.


Reïk y Maite avanzaban por el bosque, iluminado de forma difusa por las luces azules de los cristales que surgían del suelo y por los tímidos rayos del creciente de luna. Ali iba encabezándolos con un candil de luz continuada, de un tono rojo anaranjado que no llegaba a ser el de una vela. Finalmente llegaron al claro del bosque donde se encontraba el lago, tras un largo rato caminando.
—Es mucho más grande de lo que yo creía—dijo Reïk, impresionado.
—Aquí se crió Male desde los ocho años—anunció Ali—. En el fondo duerme lo que ya sabéis, supongo.
—El bicho que tiene el enlace con Male—musitó Mai—. Qué horror.
—Sí, pues hay que defenderlo—contestó Ali—, y esa es vuestra tarea de hoy. No dejéis que nadie se acerque en un perímetro de diez kilómetros.
—¿Tanto?—dijo Reïk.
—Tanto—contestó la joven de pelo viscoso—. Hay que curarse en salud. Además, no creo que os resulte complicado. Maite seguro que ya se puede mover por aquí como por su casa.
—De hecho no sé por qué sigo aquí. Ese nido de árboles me está gritando que vaya a explorarlo.
—Bueno, pues adelante. Los colgantes también sirven de transmisores, así que si Reïk detecta que alguien se acerca con su visión del futuro, podrá comunicártelo para que llegues allí a tiempo y le detengas. Ese es el plan, ¿entendido?
—Más fácil imposible—dijo Maite transformándose en una pantera negra.
—Eeentendido.
Maite desapareció entre la espesura, Ali se desvaneció en el aire y Reïk se sentó en la orilla, mirando al lago, y profundamente concentrado.

Al cabo de veinte minutos, Maite dejó de correr de un lado a otro. Había encontrado una cabañita hecha de madera y lianas, muy bien construida, y también muy bien fortificada. Pasó volando por encima de las trampas convertida en un tucán y se coló en el interior por debajo de la puerta, transformada en hormiga. Después se volvió humana y registró lo que pudo en la oscuridad que la rodeaba. Tropezó con un candil de luz interna que accionó con la manivela de intensidad para comprobar que funcionaba como tocaba. Lo hacía, así que investigó la chocita.
El interior de la casita estaba formado básicamente por lo que parecía una sala de estar multifuncional, con un montón de cazos sobre una mesa que había en el medio y una neverita que funcionaba de una forma que Maite recordaba haber leído un par de noches atrás. Dentro de la nevera había unas pocas verduras pasadas y carne podrida. El olor pestilente de ambas cosas convenció a Maite de cerrar el pequeño electrodoméstico y no volverlo a abrir.
Había un espejo de cuerpo entero que en realidad no era un espejo. Maite lo averiguó cuando se acercó a examinarlo de cerca. Eran varias placas del cristal azul que habían visto al llegar al bosque y que estaban por todas partes. Unidas de un modo complejo y delicado podían llegar a reflectar la luz y servir como espejo. A Maite le asombró ese descubrimiento.
Siguió mirando por la habitación y vio una estantería llena de cuadernos. Estaban todos empapados, o al menos lo habían estado. La tinta de todos los cuadernos había sido diluida por el agua, echándose a perder todo el contenido. Maite lo lamentó, y siguió investigando.
Además de una silla, un taburete y un trébede de hierro, encontró una puertecita detrás de la estantería. Estaba muy bien disimulada, al parecer para asegurarse de que nadie la encontraba. Apartó el mueble con cuidado de no desmontarlo y trató de entrar girando el pomo, pero no lo consiguió. Estaba cerrada.
Buscó la llave por toda la habitación, pero no fue capaz de encontrarla. Al final se cansó y entró por debajo como había hecho con la puerta principal: transformada en hormiga. Sin embargo, lamentó tener que dejar el candil atrás, así que volvió a la habitación original y simplemente forzó la entrada a base de empujones.
Cuando por fin derribó la puerta, encontró una pequeña estufa metálica de color negro que dirigía el humo por un tubo hacia arriba, fuera de la cabaña. También había una cama bastante grande, con arregladas y preciosas sábanas de tela suave, que olían a flores secas. Había una lamparita que no funcionaba sobre una rudimentaria mesita de noche y un armario de dos puertas.
Maite miró debajo de la cama y encontró un arcón de hierro sin cerradura. Al abrirlo, vio más cuadernos como los que había en la estantería de la sala anterior, pero estos no estaban estropeados. Los hojeó pausadamente, sin realmente leer nada. Sólo miraba. Cuando acabó de leer el primero de los cinco que había, los dejó sobre la cama y pasó a mirar el armario.
Cuando lo abrió se llevó una de las láminas de madera consigo. Estaba rota desde hacía tiempo, y simplemente la habían dejado ahí para que no ocupara más espacio del necesario. No supo como volverla a enganchar a las guías, así que la dejó apartada y exploró el interior del mueble.
Dentro había más sábanas limpias y ropa de mujer, la cual estaba rota, pero limpia. Había un par de prendas que estaban en perfecto estado: una capa azul marino de terciopelo y un vestido negro con ribetes plateados. Aparte de eso, ya no había nada más.
Se sentó en la cama y pensó durante un momento qué haría con todo aquello. Inconscientemente se puso a jugar con el colgante que llevaba, y al cabo del rato cayó. Podía teletransportarse hasta su habitación en la Gran Biblioteca y dejarlo todo allí.
También pensó en las consecuencias que eso podría acarrear. Si Reïk la avisaba de que alguien se acercaba en ese margen de tiempo, podría no ser capaz de llegar a tiempo. Sin embargo, también pensó en que si Reïk le decía que fuera, podría teletransportarse al lugar que él le indicara en lugar de volver a la cabaña y salir desde allí, así que, decidida, envolvió todo lo que había encontrado que era de utilidad en una de las sábanas.
—A mi habitación de la Gran Biblioteca—dijo.
Y, tras tocar la gema, se teletransportó allí.


—¿Malancito?
—¿Síii?
—¿Qué estás haciendo?
—Busco cuchillos.
—¿Para qué?
—Hmmm...—Malan se dio la vuelta y miró hacia el techo—. Tú ya has estado en el Lago de la Luna, ¿verdad?
—¡Claro que sí! Ya sabes lo que hay ahí, ya te lo he contado yo.
—Yo también quiero ir.
—¿Para qué?
—Para ocuparme de un asuntillo.
—Bueno, como quieras. Si necesitas ayuda grita, e iré a buscarte. ¡Te estaré mo-ni-to-ri-zan-do! ¡Ja, ja, ja!
—Sí, ¿pero cómo llego allí?
—Derecha, derecha, izquierda, izquierda, izquierda, derecha, izquierda, derecha, puerta azul.
—Gracias...
—Ah, y el cuchillo—Pandora sacó un cuchillo jamonero de una estantería que había en la estancia, demasiado alta para Malan—. Aquí lo tienes. Trátalo con respeto. Es muy orgulloso.
—...Vale.
Malan salió de la habitación y tomó el camino que Pandora le había mandado. En cuanto él se hubo ido, ella corrió hacia el salón y encendió la televisión. Vio a Reïk dando vueltas en círculos, con cara de preocupación, y sudando a chorros.
—¡Por fin empieza el espectáculo! ¡Ja, ja, ja, ja!
Se tiró sobre el sofá y se retiró la capucha para estar más cómoda.


Maite llegó a su habitación y dejó las cosas sobre su cama. Ya se iba a marchar cuando fijó la vista en la capa de terciopelo azul marino. Era mucho más cómoda que la suya, seguro. Después de todo, alguien la había llevado anteriormente por el bosque sin queja alguna. Decidió cambiarla por la suya, y con esto se entretuvo unos cinco minutos. Una vez se hubo terminado de vestir, se miró en el espejo y sonrió. Estuvo otros cinco minutos dando vueltas delante del espejo.

Mientras tanto, Reïk daba vueltas en círculos alrededor de un cristal brillante. Trataba de comunicarse con Maite a través del colgante, pero no recibía respuesta. Alguien estaba a punto de irrumpir en el bosque, y aunque todavía no sabía quién era, sabía con total seguridad que sus intenciones no eran buenas. Dio un grito de impotencia y se sentó en el suelo, con un dolor de cabeza incipiente. Siguió mandándole señales a Maite, sin éxito.

Al final, Maite por fin se teletransportó de nuevo a la cabaña. Allí, se dio cuenta de que su colgante no paraba de emitir soniditos, y le dio a la gema.
—¿Reïk?
—¡¡Santa Madre Teresa!! ¡¡Por fin apareces!! ¿¡Dónde estabas!? ¡¡Está a punto de colarse un enemigo por el árbol caído que hay al sur del bosque!!
—¡L-lo siento! Me distraje.
—Y tanto que te has distraído, me cago en tu sombra al amanecer. ¡Muévete! ¡Vamos, ya no queda tiempo!
Maite desconectó y susurró la ubicación a la que se quería teletransportar. Entonces tocó la gema y apareció allí, a tiempo para ver salir a Malan de un agujero en uno de los árboles cercanos. Llevaba el cuchillo en alto y amenazaba a la joven transformista con él.


Morfo tocó suavemente a la puerta del cuarto de Male. Llevaba una bandeja en la mano izquierda con una tetera humeante de porcelana y dos tazas. Le habría gustado llevar galletitas, pero no había. Alguien se las había comido.
—Adelante—casi susurró una voz en su interior.
Morfo entró. Vio a Male sorbiendo mocos y con cara de haber estado llorando mucho. El joven cerró con cuidado la puerta, dejó la bandeja sobre la mesa y se sentó en la cama, a su lado.
—¿Lo mismo otra vez?
—Ahora son pesadillas—dijo ella, temblando—. Sueño que soy Joel y noto cómo Nerea clava el cuchillo en mi garganta todas las veces que se lo clavó a él. Una y otra vez. Y cada vez me siento peor...
—Ya hemos hablado de esto. No fue culpa tuya.
—¡Si hubiera reaccionado antes Joel seguiría vivo!
—Tú no tenías por qué saber nada. ¿Entiendes lo que digo? Nada.
—Pero la sombra...
—¡¡Tú no tenías por qué saberlo!!
Male miró con los ojos muy abiertos a Morfo. Había pasado de abrazarla a casi aplastarla contra su pecho, y su expresión denotaba una rabia inusual. En cuanto se dio cuenta la soltó y, avergonzado, miró hacia el otro lado de la habitación.
—Lo siento...
—No pasa nada.
—Es que no quiero que pienses cosas que no son. Te hacen daño.
—Yo...
—Calla, anda...
Volvió a abrazarla cariñosamente.
—De verdad que lo siento—le susurró él al oído.
—Hmm...
—¿Me perdonas?
—Que sí, bobo...
—Vale...
Estuvieron un rato largo así, abrazados, sin decir nada. Al final, Male acabó pidiendo algo de té, y él se levantó, sirvió dos tazas, le dio una a la joven y se sentó en el butacón. Ahora los dos miraban las tacitas tranquilamente, y aunque Male sentía unas terribles ganas de llorar, la compañía del adorable Morfo las mitigaba. Alguien entonces tocó a la puerta, y Male volvió a susurrar como antes.
—Adelante.
Vittorio apareció por la puerta con otra bandeja de té, pero se quedó parado en el umbral mirando a Morfo con una expresión entre sorpresa e ira. Morfo a su vez lo miraba divertido y sarcástico, y se reclinó en el sofá.
—¡Muy buenas, jefe!
—Morfo, tú eras el encargado de la sala número cuatro ahora. ¿Qué haces que no estás trabajando?
—Ali me ha pedido que le cambie el turno. Al parecer había ciertos volúmenes en la sala cuatro que quería mirar cuanto antes, y la verdad es que nunca viene mal que te deban favores.
Male había puesto mala cara cuando Vittorio había entrado, pero de eso no se había dado cuenta él. Morfo, sin embargo, sí, y tenía que hacer grandes esfuerzos por contener la risa delante del líder.
—Como sea. ¿No tienes más papeleo que hacer?
—Las salas seis, siete y nueve ya están organizadas. Falta la ocho, pero Jack está como loco por encontrar los manuscritos que Maite se había llevado de allí y hasta que no los encuentre no parará, así que no merece mucho la pena empezar ahora. Y el resto de salas les tocan a Ali y a Jack precisamente, así que ahora sólo me toca esperar a que llegue el turno que le he cambiado a Ali en la sala cuatro.
—¿Y no puedes pasarlo... leyendo?
—Male tiene mejores historias que contar que un libro, ¿lo sabías?
—Pero si yo no te he contado prácticamente nada—dijo Male, en voz baja.
—Eso es lo que tú crees—le contestó él dulcemente—. Toda tú eres una historia con patas. Y no hay mayor placer para la vista y para la mente que leerte.
—Bueno, basta ya—interrumpió Vittorio—. ¿Puedes dejarnos a solas un momento, Morfo?
—Claro, jefe—le guiñó un ojo a Male—, ¿me llevo la bandeja del té?
—Sí.
Morfo se levantó del butacón y cogió la bandeja. Se la ofreció a Male para que dejara la taza, y ella le sonrió y dejó su bebida por terminar suavemente sobre la pieza de plata. El joven se marchó dando un portazo, pero iba riendo por el pasillo y se le escuchaba perfectamente. Ya no se contenía.
—Bien, Male. Tenemos que hablar de lo que pasó en la mansión de Todo...
—Aaaagh... ¿Otra vez con eso? Ya he hablado lo suficiente del tema con Morfo. No tengo ganas de esto ahora.
—Pensé que después de haber asesinado a alguien estarías mucho más traumatizada de lo que parece.
—Las cosas no siempre son lo que parecen. Trabajando en lo que trabajas me extraña que no lo sepas ya.
—Eh, cuidado. Yo no te estoy hablando mal.
—Estás intentando forzarme a que hable de algo de lo que no me apetece. ¡Y lo peor es que ni siquiera es la primera vez! ¿Qué quieres, que siga llorando? ¿Que me mortifique más de lo que ya lo hago y que te lo demuestre? Morfo no me hace esas cosas. Morfo es más amable. Quiere verme feliz.
—¡Yo también quiero verte feliz!
—¡Tú sólo quieres verme feliz por mi relación con el Lago de la Luna! ¿Acaso crees que no te he visto intentar hojear mi libro? ¿Crees que me hacía gracia que fueras a ocuparte de tus “asuntos” y que me dejaras tirada como lo hacías? ¿¡Crees que no te oía hablar con Evan!?
—Tranquilízate, por favor.
—¡No!—se levantó de la cama—. ¡Estoy cansada de que vengas a mis aposentos con la excusa de que me quieres y que quieres verme feliz, cuando en realidad no es así! ¡No necesitas de mis explicaciones para saber qué fue lo que pasó, Garret te lo puede contar! ¡De lo que deberías ocuparte ahora es de ayudar a Bocha y al resto de maestros a salir de allí, porque están en peligro! ¡Y sin su ayuda, ni Lago de la Luna ni leches para ti!
—¡Escúchame! ¡Tú no tienes ni idea de lo que significa ser el líder de la Organización! Algunas cosas tienen prioridad sobre otras. ¿Qué pasaría si apartara mi vista durante un solo segundo del objetivo de Pandora?
—¡Probablemente ganarías tropas para luchar contra ella!
—¡Pero tendría que luchar, y eso es precisamente lo que intento evitar!
—¡¡Pues algunas veces hay que afrontar el hecho de que eso no se puede hacer!!
Se quedaron mirando fijamente durante un momento. Vittorio finalmente dejó su bandeja sobre la mesa y se sentó en el borde de la cama. Male miraba hacia la pared.
—Lo siento. Tendría que estar más atento...
—Tendrías que ser mejor líder. Eso es lo que tendrías que hacer. En lugar de mandar a Maite y a Reïk a vigilar el lago tendrías que haberlos enviado a salvar a tus amigos. No ya a tus compañeros. Tus condenados amigos, Vittorio. Y también los míos.
—Los necesitaba en el lago.
—¿Para qué, a ver?
—Para que vigilen. ¡¡Para que vigilen tu puta casa, Male!! ¿¡Todavía no lo entiendes!? ¡¡Si estoy vigilando el lago es porque ahí hay algo que podría hacer daño a la gente!!
—¿¡Y por qué no me mandas a mí en lugar de a ellos dos!? ¡¡Yo conozco el bosque mejor que nadie, maldita sea!!
—¡¡Tú estabas TRAUMATIZADA!! ¿¡Cómo COÑO quieres que te envíe allí a luchar contra un enemigo que no conoces!? ¡¡Hasta Reïk tiene más ventaja en eso!!
—¿¡Me estás llamando inútil!?
—¡¡Tú estás intentando decirme cómo se supone que tengo que llevar a cabo MI LIDERAZGO!! ¡¡Así que yo puedo llamarte lo que me dé la gana!! ¿¡ENTIENDES, O TAMPOCO TE LLEGA EL ENTENDIMIENTO PARA ESO!?
Male se lo quedó mirando con los ojos abiertos de par en par. Acto seguido se levantó de la cama y, fuera de sí, gritó.
—¡¡FUERA DE MI HABITACIÓN, HIJO DE PUTA SIN SENTIMIENTOS!!
—¡¡PUES MUY BIEN!! ¡¡AHÍ TE COMAS TU PUTO TRAUMA TÚ SOLITA!!

Y entonces Vittorio salió, furioso, del cuarto de Male, y no se le olvidó dar un fuerte portazo. Mientras se dirigía hacia la sala ocho, oyó cómo Male rompía a llorar, y sus sollozos pudieron escucharse a lo largo y ancho de toda la Biblioteca.


—¿Eso que se oye es Male llorando?
—Qué agudo.
—Eres un bestia. Así no se trata a la gente.
—¿Tú qué sabrás? No te metas en mi vida.
Jack observó atentamente todos los movimientos de Vittorio. Podía notar la rabia de su compañero dándole en la cara, ardiente como el viento del desierto, y desde ese momento supo que iba a haber problemas. Y gordos.
Pero estaba tranquilo. Male estaba a salvo, y eso era lo importante. Aunque estuviera triste. Siguió buscando los manuscritos que se suponía que Maite había devuelto, y revisó los catálogos por si se le había pasado mirar en algún sitio.
—¿Sabes dónde he puesto mi revolver?—preguntó Vittorio desde detrás de una estantería.
Jack dio un respingo. Se había vuelto a sumergir en su mundo y esa pregunta le había puesto nervioso. Tanto por repentina como por peligrosa.
—¿Para qué lo quieres?
—Practicar tiro.
—No, no lo he visto.
—¿Míster Orden no sabe dónde está mi revolver cuando tiene catalogada hasta la última mota de polvo de todo el edificio? No me lo creo.
—Lo habrás dejado en otro sitio.
—Jack, VIVO AQUÍ. ¿En qué otro sitio puedo haberlo metido?
—¿Y yo qué sé? No ando vigilando dónde pones tus cosas. Y tampoco necesito un revólver.
—Tsk.
Vittorio siguió buscando y Jack mirando los catálogos. Ahora el bibliotecario sudaba: sabía que el revólver no era para practicar tiro. Al menos, no de la forma convencional. Mientras pensaba en las posibles aplicaciones del arma en manos de su rabioso dueño, entró Lucas, terriblemente asustado.
—Ha aparecido Malan—musitó, blanco como una pared.
—¡Vaya! Eso es una buena noticia. ¿Dónde está?—sonrió Jack.
—En el Lago de la Luna—continuó Lucas—; concretamente, amenazando a Maite con un cuchillo.
Vittorio miró a Jack y él, con el rostro totalmente desencajado, le dijo a Lucas lo que tenía que hacer.
—Busca a Ali y vete con ella y Galia al bosque. Impedid que...
—No—interrumpió Vittorio—. Que vayan Morfo y Male.
—¿¡Pero tú estás loco!?—gritó Jack—. ¡¡Sabes de sobra que NO podemos mandar a Male!! ¡Y mucho menos con Morfo! ¿Tienes idea de lo peligroso de tu gilipollez?
—Voy a explicarte una cosilla de nada—dijo Vittorio tranquilamente—. Si yo no estoy mandas tú y se hace lo que tú digas. Pero ahora mismo estoy presente, y tú estás por debajo de mi posición. Así que acepta lo que te digo o habrá consecuencias.
—¿¡Qué consecuencias ni qué calamares en vinagre!? ¡¡Sabes de sobra el motivo por el cual no tenemos la misma maldita posición!!
—Y, por eso, cierra la boca y asume lo que hay. Lucas—dirigió la mirada al otro joven—, llama a Morfo y pasa a recoger a Male. Y deprisa.
—...Sí, señor.

Lucas salió de la habitación con calma. Jack cerró la carpeta de anillas que llevaba en la mano, la dejó con un golpetazo sobre la mesa y salió tras él.
—Lucas—le llamó—, espera.
—Yo lo siento, tío—se disculpó—, pero Vittorio tiene razón. Técnicamente él está una posición por encima de ti, así que si tengo que obedecer a alguno de los dos tiene que ser a él. Por idiota que sea su decisión. Que lo es.
—Al menos hazme un favor: ve con ellos. No te ha prohibido que lo hagas, y así Male estará más vigilada.
—Como me meta en un lío no vas a tener jungla para correr.
—Con esa cara tan seria parece que lo digas de verdad y todo.
—Soy un mago del humor.
—Venga, mueve el culo.


—¿Morfo?—Lucas no tocó al entrar en el cuarto. El chico tenía el boli en la boca apuntando hacia el cielo, y mantenía el equilibrio con las dos patas delanteras de la silla levantadas, en un pleno desafío a la gravedad y la mala suerte.
—Hey.
—¿Interrumpo algo?
—Estaba componiendo, pero me he atascado. ¿Se te ocurre algo que te inspire miedo pero a la vez calma?
—No.
—Vaya. Bueno, dime—volvió a poner la silla sobre sus cuatro patas.
—Malan ha aparecido en el Lago de la Luna y está amenazando a Maite con un cuchillo. Hay que darse prisa. Avisa a Male.
—¿A Male? ¿Quién coño ha sido el lumbreras que ha ordenado eso?
—Vittorio.
—Muy bien, para acabarlo de arreglar. No pienso llevarla—tiró el boli sobre la mesa, visiblemente enfadado, y se puso las botas—. Iré yo si hace falta, pero Male se queda aquí.
—Jack también ha protestado y Vittorio le ha amenazado. A ti no te tiene en tan alta estima como a él, así que yo de ti obedecería. Y yo tampoco estoy de acuerdo, eh. Así que voy con vosotros, para ayudar.
—¿Estima? El hijo de puta literalmente me suplicó que me quedase aquí para ayudarle con esta mierda, ¿y ahora nos ponemos a hablar de estima?
—En serio, Morfo. Male va a ir te guste o no, así que...
—¡¡Bien, a la mierda!! ¡¡El plan al carajo!! Total ya qué coño importa discutir.

Morfo salió furibundo de su habitación, y Lucas lo siguió. Se dirigieron al cuarto de Male y, conforme se fueron acercando, Morfo se fue serenando. Aún se oían los pucheros de la pobre chica.
—¿Male?—Morfo tocó antes de entrar.
—Pasa—musitó ella.
Lucas se quedó fuera. Male se había levantado y sorbía los mocos mientras acariciaba su libro con las yemas de los dedos. A Morfo le entró angustia.
—Prepárate. Ha aparecido Malan, tenemos que irnos.
—Menos mal, pobrecito. ¿Cómo está?
—Amenazando a Maite con un cuchillo. Así está.
—¿¡Que qué!?—miró a Morfo, estupefacta—. ¿Dónde están?
—...En el Lago de la Luna—tragó saliva con dificultad.
—...
Los ojos de Male pasaron de la sorpresa y la indignación a una rabia fría y destructiva. Cogió su capa, su varita, se puso las botas y salió por la puerta.

—Me voy a cargar a ese puto crío de mierda.